Consulta de Neurología

En la Unidad de Neurología de la Clínica DAM, proporcionamos servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las patologías que afectan al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo.
Precio de la consulta 50 €

Leucodistrofia metacromática

Leucodistrofia metacromática o deficiencia de arilsulfatasa A es un trastorno genético que empeora lentamente con el tiempo y afecta los nervios, los músculos, otros órganos y el comportamiento.

Síntomas de la leucodistrofia metacromática

  • Tono muscular alto anormal, movimientos musculares anormales
  • Problemas de comportamiento
  • Disminución del funcionamiento intelectual
  • Disminución del tono muscular
  • Dificultad para caminar
  • Dificultades de alimentación
  • Caídas frecuentes
  • Incapacidad para realizar tareas normales
  • Incontinencia
  • Irritabilidad
  • Pérdida del control muscular
  • Problemas de la función nerviosa
  • Cambios de personalidad
  • Rendimiento escolar deficiente
  • Crisis epiléptica
  • Dificultades del habla, mala pronunciación
  • Dificultad para deglutir

Causas de la leucodistrofia metacromática

La leucodistrofia metacromática (LDM) generalmente es ocasionada por la falta de una enzima importante denominada arilsulfatasa A. Debido a la ausencia de esta enzima, unos químicos llamados sulfátidos se acumulan y causan daño al sistema nervioso, los riñones, la vesícula biliar y otros órganos. En particular, los químicos causan daño a las vainas de mielina que rodean las neuronas.

La enfermedad se transite de padres a hijos (hereditaria). Uno tiene que recibir una copia del gen defectuoso de ambos padres para tener la enfermedad. Los padres pueden tener cada uno el gen defectuoso, pero no tener la leucodistrofia metacromática. Una persona con un gen defectuoso se llama “portador.”

Los niños que heredan sólo un gen defectuoso de uno de los padres serán portadores, pero generalmente no desarrollarán la enfermedad. Cuando dos portadores tienen un hijo, existe un 25% de probabilidades de que dicho niño herede ambos genes y desarrolle la leucodistrofia metacromática.

La leucodistrofia metacromática ocurre en aproximadamente 1 de cada 40,000 personas y existen tres formas de la enfermedad, basadas en el momento cuando comienzan los síntomas:

  • Leucodistrofia metacromática infantil tardía cuyos síntomas usualmente comienzan a la edad de 1 a 2 años
  • Leucodistrofia metacromática juvenil cuyos síntomas generalmente comienzan entre las edades de 4 y 12 años
  • Leucodistrofia metacromática adulta (y juvenil en etapa tardía) cuyos síntomas pueden presentarse entre los 14 años y la adultez (más de 16 años), pero el inicio se puede dar a los hasta a los 40 ó 50 años

Exámenes y pruebas de la leucodistrofia metacromática

Los signos abarcan:

Los posibles exámenes abarcan:

El tratamiento de la leucodistrofia metacromática

No existe una cura para la leucodistrofia metacromática. Los cuidados se centran en el tratamiento de los síntomas y en la preservación de la calidad de vida del paciente con fisioterapia y terapia ocupacional.

En las investigaciones, se están estudiando técnicas para reponer la enzima (arilsulfatasa A) faltante.

Grupos de apoyo

Para buscar recursos e información adicionales, ver:

Expectativas (pronóstico)

La leucodistrofia metacromática es una enfermedad grave que empeora con el tiempo. Finalmente las personas pierden toda función muscular y mental. El período de vida varía dependiendo de la edad en que comenzó la enfermedad, pero el curso de ésta va de 3 a 20 años o más.