#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d p,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d em,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .column-title,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .text-divider-double,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .sep,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .sep-2,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d .sep-3,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d td,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d th,#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d caption{color:#70707c;}#wpv-column-02ee64126fdd17c0b2aaa21e0f729c8d:before{background-color:transparent;}
Ecografía abdominal
Ecografía abdominal es utilizada para examinar los órganos internos del abdomen: hígado, vesícula biliar, bazo, páncreas y riñones por 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Intolerancia a la leche

Intolerancia a la leche o intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos.

Síntomas de: Intolerancia a la leche

Los síntomas se presentan frecuentemente de 30 minutos a dos horas después de comer o beber productos lácteos y, a menudo, se alivian no comiendo ni bebiendo estos productos. Las dosis grandes de productos lácteos pueden causar síntomas peores.

Los síntomas abarcan:

Los bebés o niños pueden tener crecimiento lento o pérdida de peso.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa. Las enzimas le ayudan al cuerpo a absorber los alimentos. El hecho de no tener suficiente lactasa se denomina deficiencia de lactasa.

Los cuerpos de los bebés producen esta enzima, de tal forma que pueden digerir la leche, incluyendo la leche materna.

Los bebés prematuros algunas veces tienen intolerancia a la lactosa. Los niños nacidos a término generalmente no muestran signos de esta intolerancia hasta que tienen al menos 3 años de edad.

La intolerancia a la lactosa puede comenzar en diversos momentos en la vida. En las personas de raza blanca, generalmente comienza a afectar a los niños mayores de 5 años; mientras que en las personas de raza negra, la afección a menudo ya se presenta a los dos años de edad.

La intolerancia a la lactosa es más común en personas de origen asiático, africano, nativos americanos y mediterráneo de lo que es entre los europeos del norte y occidente.

La intolerancia a la lactosa no es peligrosa y es muy común en los adultos. Aproximadamente 30 millones de adultos estadounidenses tienen algo de intolerancia a la lactosa a la edad de 20 años.

Las causas de la intolerancia a la lactosa abarcan:

  • Cirugía del intestino
  • Infecciones en el intestino delgado a raíz de virus o bacterias, lo cual puede dañar las células que lo recubren (con mayor frecuencia en niños)
  • Enfermedades intestinales como el esprúe celíaco
Exámenes y pruebas

Otros problemas intestinales, como el síndrome del intestino irritable, pueden causar los mismos síntomas que la intolerancia a la lactosa.

Los exámenes para diagnosticar la intolerancia a la lactosa abarcan:

El tratamiento

Disminuir o eliminar los productos lácteos de la dieta generalmente mejora los síntomas.

La mayoría de las personas con niveles de lactasa bajos puede tomar de 100 a 200 gr. de leche una vez (hasta media taza) sin tener síntomas. Las porciones más grandes (más de 400 gr.) pueden causar problemas para las personas con deficiencia de lactasa.

Estos productos lácteos pueden ser más fáciles de digerir:

  • La mantequilla de leche y los quesos (tienen menos lactosa que la leche)
  • Los productos lácteos fermentados, como el yogur
  • La leche de cabra (pero tómela con las comidas y asegúrese de complementarla con aminoácidos esenciales y vitaminas si se la va a dar a los niños)
  • Helado, malteadas y quesos curados o duros
  • Leche y productos lácteos deslactosados
  • Leche de vaca tratada con lactasa para niños mayores y adultos
  • Fórmulas de soya (soja) para bebés menores de 2 años
  • Leche de soya o de arroz para niños pequeños
Usted puede agregarle enzimas de lactasa a la leche normal o puede tomarlas en cápsulas o en forma de tabletas masticables.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94