Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.


Ilustración:

Dificultad respiratoria

Dificultad respiratoria, falta de aliento, falta de respiración, dificultad para respirar o disnea es una afección que involucra una sensación de dificultad o incomodidad al respirar o la sensación de no estar recibiendo suficiente aire.

Ver también: primeros auxilios en casos de dificultad respiratoria

Consideraciones

No existe una definición estándar para la dificultad respiratoria.

Algunas personas pueden sentirse disneicas con sólo hacer ejercicio leve (por ejemplo, subir escaleras), aunque no padezcan una enfermedad.

Otros pueden tener enfermedad pulmonar avanzada, pero nunca sentir falta de aliento.

Las sibilancias son una de las formas de dificultad respiratoria en la cual usted produce un sonido chillón al exhalar.

Ver también:

Causas de Dificultad respiratoria

La dificultad respiratoria tiene muchas causas diferentes:

  • Una obstrucción de los conductos de la nariz, la boca o la garganta puede llevar a que se presente dificultad respiratoria.
  • La cardiopatía puede causar disnea si el corazón es incapaz de bombear suficiente sangre para suministrar oxígeno al cuerpo. De hecho, si el cerebro, los músculos u otros órganos corporales no reciben suficiente oxígeno, se puede experimentar una sensación de disnea.
  • La neumopatía puede causar disnea.
  • Algunas veces, el estrés emocional, como la ansiedad, puede llevar a que se presente dificultad respiratoria.

Los siguientes problemas pueden causar dificultad respiratoria:

Problemas con los pulmones:

Problemas con las vías respiratorias que llevan a los pulmones:

Problemas con el corazón:

Otros problemas:

Cuidados en el hogar

Algunas veces, un pequeño grado de dificultad para respirar puede ser normal y no es motivo de preocupación.

La congestión nasal fuerte es un ejemplo. El ejercicio extenuante, sobre todo cuando usted no se ejercita regularmente, es otro ejemplo.

Si la dificultad para respirar es nueva o está empeorando, esto puede deberse a un problema serio.

Aunque muchas causas no son peligrosas y son fácilmente corregibles, llame al médico por cualquier dificultad respiratoria.

Si le han estado tratando un problema prolongado con sus pulmones o corazón, siga las instrucciones del médico para aliviar dicho problema.

Ver también:

Cuándo llamar a un médico especialista

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (112 en España) si:

  • Se presenta dificultad respiratoria de manera súbita o que interfiere de manera seria con la respiración.
  • Alguien deja de respirar por completo.

Acuda al médico si la dificultad respiratoria comienza de manera repentina o es fuerte o si está acompañada de lo siguiente:

  • Molestia, dolor o presión en el pecho.
  • Fiebre.
  • Falta de aliento después de un esfuerzo leve o mientras se está en reposo.
  • Falta de aliento que lo despierta en la noche o que lo obliga a dormir apuntalado para respirar.
  • Opresión en la garganta o una tos ronca y chillona.
  • Haber inhalado o haberse ahogado con un objeto (aspiración o ingestión de un objeto extraño).

Ver el articulo completo