#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 p,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 em,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .column-title,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .text-divider-double,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .sep,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .sep-2,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 .sep-3,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 td,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 th,#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8 caption{color:#70707c;}#wpv-column-475d217d8b95c3708a0d3482a1ca82e8:before{background-color:transparent;}
Ecografía muscular
La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Codo dislocado en niños

Codo dislocado en niños, luxación de la cabeza del radio, tirón en el codo, subluxación de la cabeza del radio, codo de niñera, subluxación del codo, luxación parcial del codo o dislocación de la cabeza radial es una dislocación de un hueso en el codo llamado radio. Dislocación significa que el hueso se sale de su posición normal en la articulación del codo.

La lesión también se denomina dislocación o luxación de la cabeza del radio.

Síntomas del codo dislocado en niños

Cuando la lesión ocurre, el niño generalmente comienza a llorar de inmediato y se niega a usar el brazo debido al dolor en el codo.

  • El niño puede sostener el brazo ligeramente doblado (flexionado) a la altura del codo y presionado contra el área del vientre (abdominal).
  • El niño moverá el hombro, pero no el codo. Algunos niños dejan de llorar a medida que el primer dolor desaparece, pero siguen rehusándose a mover el codo.
Causas del codo dislocado en niños

La codo dislocado en niños es una afección común en niños pequeños y usualmente afecta a los menores de cinco años de edad. La lesión se presenta cuando se hala a un niño del brazo o de la muñeca con demasiada fuerza. Esta afección se observa a menudo después de que alguien levanta al niño de un brazo, por ejemplo, al tratar de levantarlo sobre un andén o escalón alto.

Otras formas en que se puede presentar esta lesión abarcan:

  • Interrumpir una caída con un brazo
  • Voltearse de una manera inusual
  • Columpiar o balancear a un niño pequeño de los brazos al jugar
Una vez que el codo se disloca, es probable que esto se repita de nuevo, especialmente en la tercera o cuarta semana después de la lesión.

Esta afección generalmente no se presenta después de la edad de 5 años, dado que para esta época, las articulaciones y estructuras circundantes del niño son más fuertes y es menos probable que el niño se encuentre en una situación en donde pudiera ocurrir la lesión. Sin embargo, en algunos casos, la lesión puede ocurrir en niños mayores o en adultos, generalmente a partir de una fractura del antebrazo.

Exámenes y pruebas del codo dislocado en niños

El médico examinará al niño.

El niño es incapaz de rotar el brazo a la altura del codo, de tal manera que la palma de la mano queda hacia arriba, y tiene dificultad para doblar (flexionar) el codo completamente.

El tratamiento del codo dislocado en niños

Algunas veces el codo volverá de nuevo a su lugar por sí solo. Aún así, es mejor llevar al niño al médico.

NO intente enderezar el brazo o cambiar su posición. Aplique una compresa de hielo al codo. De ser posible, evite mover las áreas por encima y por debajo del codo lesionado (incluyendo el hombro y la muñeca).

Lleve el niño a la clínica o al servicio de urgencias.

El médico reparará la dislocación flexionando el codo suavemente y rotando el antebrazo de manera que la palma quede dando hacia arriba.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94