#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 p,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 em,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .column-title,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .text-divider-double,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .sep,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .sep-2,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 .sep-3,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 td,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 th,#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934 caption{color:#70707c;}#wpv-column-d39ab0f17a03f92619705c69aaddb934:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Viajar con niños

Viajar con niños, dolor de oído al volar o dolor de oído en los aviones representa retos especiales, porque rompe con la rutina familiar e impone nuevas exigencias. Planear con anticipación e involucrar a los niños en la planeación puede reducir el estrés del viaje.

Recomendaciones

Antes de partir, hable con el médico. Con frecuencia, los niños tienen inquietudes médicas especiales. El médico también puede aconsejar sobre las medicinas que se podrían necesitar si el niño se enferma.

Conozca las dosis de los medicamentos comunes para los resfriados, reacciones alérgicas o gripe. Si su hijo tiene una enfermedad crónica, piense en la posibilidad de llevar una copia de los informes médicos recientes y una lista de todos los medicamentos que está tomando.

AVIONES, TRENES, BUSES:

Lleve consigo refrigerios y alimentos conocidos. Esto sirve de ayuda cuando se retrasan las comidas o cuando las comidas disponibles no satisfacen los requerimientos del niño. Las galletas pequeñas, los cereales sin azúcar y el queso son buenos refrigerios. Algunos niños pueden comer fruta sin problema. Los bizcochos y los cereales azucarados sirven para niños más renuentes a comer.

Al volar con bebés y niños pequeños:

  • Si no está amamantando, lleve leche maternizada y compre agua después de pasar por seguridad. No se puede llevar leche en polvo premezclada a través de la seguridad de los aeropuertos.
  • Los tarros pequeños de comida para bebé son fáciles de llevar, ya que producen pocos desechos y se pueden botar con facilidad.
Beba abundante agua, ya que viajar por avión tiende a deshidratar a las personas. Las mujeres que están amamantando necesitan consumir más líquidos.

VOLAR EN AVIÓN Y LOS OÍDOS DE LOS NIÑOS

Los niños con frecuencia tienen problemas con los cambios de presión al aterrizar o despegar. El dolor y la presión casi siempre desaparecerán en unos pocos minutos. Si su hijo tiene un resfriado o una infección en el oído, la molestia puede ser mayor.

El médico especialista puede sugerir no volar si su hijo tiene una infección en el oído o tiene mucho líquido detrás del tímpano. Los niños que hayan tenido tubos de timpanostomía puestos no deben tener problemas.

Algunos consejos para prevenir o tratar el dolor de oído:

  • Procure que el niño mastique goma de mascar sin azúcar o que chupe un dulce duro al despegar y aterrizar. Esto ayuda con la presión en el oído. La mayoría de los niños puede aprender a hacer esto alrededor de los 3 años.
  • El uso de biberones (para los bebés), la lactancia materna o el uso de chupetes pueden igualmente ayudar a prevenir el dolor de oído.
  • Déle al niño muchos líquidos durante el vuelo para ayudar a destapar los oídos.
  • No le permita a su hijo dormir durante los despegues y los aterrizajes. Los niños tragan con mayor frecuencia cuando están despiertos. Además, despertar con dolor de oído puede ser atemorizante para su hijo.
  • Déle a su hijo paracetamol o ibuprofeno más o menos 30 minutos antes del despegue o el aterrizaje.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94