#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 p,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 em,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .column-title,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .text-divider-double,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .sep,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .sep-2,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 .sep-3,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 td,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 th,#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71 caption{color:#70707c;}#wpv-column-2c2895a6adef99fcb6e88ab92e0fbd71:before{background-color:transparent;}
Ecografía muscular
La ecografía muscular usa ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. La ecografía es segura, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Precio 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Bursitis retrocalcánea

Bursitis retrocalcánea o dolor en la inserción del talón es la hinchazón (inflamación) del saco lleno de líquido (bursa) en la parte posterior del talón (calcáneo).

Síntomas de la bursitis retrocalcánea
  • Dolor en el talón, especialmente al caminar, correr o al tocar el área.
  • El dolor puede empeorar al levantarse en los dedos de los pies (pararse de puntillas).
  • Piel roja y caliente sobre la parte posterior del talón.
Causas de la bursitis retrocalcánea

Una bursa actúa como amortiguador y lubricante entre los tendones y los músculos que se deslizan sobre el hueso. Hay bursas alrededor de la mayoría de las articulaciones grandes en el cuerpo, incluyendo el tobillo.

La bursa retrocalcánea está localizada en la parte posterior del tobillo en el talón y es donde el gran tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla al talón.

El uso repetitivo o excesivo del tobillo puede hacer que esta bursa resulte irritada e inflamada. Las posibles causas son caminar, correr o saltar en exceso.

Esta afección frecuentemente está asociada con la tendinitis aquílea. Algunas veces, la bursitis retrocalcánea se puede confundir con este tipo de tendinitis.

Aquéllos que se encuentran en riesgo de presentar esta afección abarcan personas que acaban de comenzar regímenes agresivos de ejercicios o que incrementan súbitamente su actividad sin un acondicionamiento adecuado.

Exámenes y pruebas de la bursitis retrocalcánea

El médico tomará la historia clínica para saber si se presentan síntomas de bursitis retrocalcánea. Examinando el tobillo se puede encontrar la ubicación del dolor. El médico buscará sensibilidad y enrojecimiento en la parte posterior del talón.

El dolor puede empeorar cuando el médico dobla el tobillo hacia arriba (dorsiflexión) o puede ser peor cuando usted se para en los dedos de los pies.

Al principio, los estudios imagenológicos, como las radiografías y resonancia magnética (RM), generalmente no son necesarios. Si el primer tratamiento no logra mejorar los síntomas, el médico puede recomendar estos estudios. La resonancia magnética puede mostrar inflamación.

El tratamiento de la bursitis retrocalcánea

El médico especialista puede recomendar los siguientes tratamientos:

  • Evitar las actividades que ocasionan dolor.
  • Aplicar hielo en los talones varias veces al día.
  • Tomar antinflamatorios no esteroides (por ejemplo, ibuprofeno).
  • Ensayar con cuñas del talón hechas a la medida o sin receta para ayudar a disminuir la tensión sobre el talón.
  • Utilizar fisioterapia para mejorar la flexibilidad y fortalecer la parte alrededor del tobillo, lo cual puede ayudar a mejorar la bursitis e impedir que retorne.
Si estos tratamientos no funcionan, el médico puede inyectar una pequeña cantidad de esteroides en la bursa. Si esta afección está asociada con la tendinitis aquílea, puede ser efectivo enyesar el tobillo para evitar el movimiento durante algunas semanas. En muy raras ocasiones, puede ser necesaria una cirugía para extirpar la bursa inflamada.

Expectativas (pronóstico)

Esta afección generalmente mejora en algunas semanas con el tratamiento apropiado.

Complicaciones

No es común que se presenten complicaciones. Si la bursitis está asociada con una tendinitis, la ruptura del tendón es una posible complicación. La ruptura del tendón también puede ocurrir con las inyecciones de esteroides, especialmente si se administran con demasiada frecuencia.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94