Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Dolor de rodilla

Dolor de rodilla o dolor en las rodillas generalmente es consecuencia de:

  • Sobrecarga
  • Falta de forma durante la actividad física
  • No hacer precalentamiento o enfriamiento
  • No realizar suficiente estiramiento

Las causas simples de dolor de rodilla a menudo se resuelven espontáneamente con cuidados personales. Por otro lado, tener sobrepeso puede ponerlo en mayor riesgo de problemas de rodilla.

El dolor de rodilla puede ser causado por:

  • Dolor anterior de rodilla.
  • Artritis: incluyendo artritis reumatoidea, osteoartritis y gota.
  • Quiste de Baker: una hinchazón llena de líquido localizada detrás de la rodilla que puede ocurrir con hinchazón (inflamación) por otras causas, como artritis.
  • Bursitis: inflamación a causa de presión repetitiva sobre la rodilla, como arrodillarse por períodos prolongados, sobrecarga o lesión.
  • Trastornos del tejido conectivo, como lupus.
  • Dislocación de la rótula.
  • Síndrome de la banda iliotibial (un trastorno de la cadera relacionado con una lesión de la banda gruesa que va desde la cadera hasta la parte exterior de la rodilla).
  • Infección en la articulación.
  • Lesiones de rodilla: una lesión del ligamento cruzado anterior o una lesión del ligamento lateral interno pueden causar sangrado dentro de la misma, lo cual empeora el dolor.
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter.
  • Tendinitis: un dolor en la parte frontal de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras o cuestas.
  • Desgarro del cartílago (una ruptura de meniscos): dolor que se siente en la parte interior o exterior de la articulación de la rodilla.
  • Ruptura de ligamentos (ruptura del LCA): lleva a que se presente dolor e inestabilidad de la rodilla.
  • Distensión muscular o esguinces: lesiones menores en los ligamentos causados por torceduras súbitas o no naturales.

Las afecciones menos comunes que pueden conducir a dolor de rodilla abarcan tumores óseos.

Cuidados en el hogar

Para el dolor de rodilla que acaba de comenzar:

  • Descanse y evite actividades que empeoren el dolor, especialmente actividades que impliquen soporte de peso.
  • Aplique hielo, primero cada hora durante 15 minutos y después del primer día, aplicar al menos 4 veces por día.
  • Mantenga la rodilla elevada en lo posible para reducir la hinchazón.
  • Use un vendaje ACE o mangas elásticas, las cuales se pueden comprar en la mayoría de farmacias. Esto puede reducir la hinchazón y brindar apoyo.
  • Tome paracetamol para el dolor o ibuprofeno para el dolor y la inflamación.
  • Duerma con una almohada por debajo o entre las rodillas.

Para dolor de rodilla relacionado con sobrecarga o actividad física:

  • Siempre haga calistenia (precalentamiento) antes de hacer ejercicio y vuelva a la calma (refrésquese) después de esto. Estire los cuádriceps y los tendones de la corva.
  • Evite correr derecho cuesta abajo: en lugar de esto baje caminando.
  • Monte en bicicleta o nade en lugar de correr.
  • Reduzca la cantidad de ejercicio que hace.
  • Corra sobre una superficie lisa y suave, como un sendero, en lugar de hacerlo en el cemento.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso. Cada medio kilo de sobrepeso ejerce aproximadamente 2,3 kg extras de presión sobre la rótula al bajar o subir escalas. Pídale ayuda al médico para bajar de peso.
  • Si usted tiene pies planos, ensaye con plantillas de calzado especiales y soportes de arco (ortopédicos).
  • Verifique que sus zapatos para correr estén bien hechos, ajusten bien y tengan buena amortiguación.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM