Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €


Ilustración:

Enfermedad de Legg-Calve-Perthes

Enfermedad de Legg-Calve-Perthes, osteocondritis deformante juvenil o enfermedad de Perthes se presenta cuando la cabeza femoral en la cadera no recibe suficiente sangre, causando la muerte del hueso.

Síntomas de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

El primer síntoma es a menudo la cojera, normalmente indolora. Algunas veces, puede haber dolor leve que aparece y desaparece.

Otros síntomas pueden abarcar:

Causas de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

La enfermedad de Legg-Calve-Perthes generalmente ocurre en varones de 4 a 10 años de edad. Hay muchas teorías con relación a la causa de esta enfermedad, pero realmente se sabe poco.

Sin suficiente suministro de sangre al área, el hueso muere. La cabeza femoral colapsa y se vuelve plana. Generalmente, sólo una de las caderas está afectada, aunque puede ocurrir en ambos lados.

El suministro de sangre retorna en varios meses, produciendo osteocitos nuevos, los cuales gradualmente reemplazan el hueso muerto en un período de 2 a 3 años.

Pruebas y exámenes de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

Durante un examen físico, el médico buscará pérdida del movimiento de la cadera y cojera característica. Una radiografía de la cadera o una radiografía de la pelvis pueden mostrar signos de enfermedad de Legg-Calve-Perthes. Se puede necesitar una resonancia magnética.

El tratamiento de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

El objetivo del tratamiento es mantener la cabeza femoral dentro del acetábulo. El médico especialista puede denominar esto “contención”. La clave para hacer esto es constatar que la cadera tenga un buen rango de movimiento. En algunos casos, se emplean férulas para ayudar con la contención.

La fisioterapia y los medicamentos antinflamatorios, como el ibuprofeno, pueden aliviar la rigidez en la articulación de la cadera. Cuando la cadera presenta dolor o la cojera empeora, la restricción de actividades como correr puede ayudar a reducir la inflamación. Igualmente, la tracción en las noches puede servir.

Los médicos ya no recomiendan varios meses de reposo en cama.

Cuando estas medidas fallan, se puede requerir una cirugía que fluctúa desde un simple alargamiento de un músculo de la ingle hasta una cirugía mayor de la cadera para reformar la pelvis. El tipo de cirugía depende de la gravedad del problema y de la forma de la cabeza de la articulación de la cadera.

Es importante el control regular con el médico y un especialista en ortopedia.

El pronóstico

El pronóstico depende de la edad del niño y de la gravedad de la enfermedad. En general, cuanto más joven sea el niño cuando la enfermedad comienza, mejor será el pronóstico.

Los niños menores de 6 años que reciben tratamiento tienen más probabilidades de terminar con una articulación de la cadera normal. Los niños mayores de 6 años tienen mayores probabilidades de terminar con una articulación de la cadera deforme, a pesar del tratamiento, y pueden desarrollar artritis más adelante.

Posibles complicaciones

Más adelante en la vida puede desarrollarse una osteoartritis. La identificación oportuna y el tratamiento apropiado de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes pueden minimizar esta complicación.

Cuándo llamar a un médico especialista

Solicite una cita con el médico si un hijo desarrolla cualquier síntoma de este trastorno.

Ver el articulo completo