#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 p,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 em,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .column-title,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .text-divider-double,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .sep,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .sep-2,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 .sep-3,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 td,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 th,#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34 caption{color:#70707c;}#wpv-column-0ec13a2348140a019a3831751e1ebd34:before{background-color:transparent;}
Pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual
Pruebas para detectar ETS enfermedades de transmisión sexual compuesto por serología (VIH, Hepatitis B, Sifilis) y cultivo de exudado uretral o vaginal (Gonorrea, Ureaplasma, Clamideas y Tricomonas). Precio 110 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Gonorrea masculina

Gonorrea masculina o enfermedad de purgación en hombres. La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (conocida comúnmente como “enfermedad de la purgación”), causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Ver también Gonorrea femenina.

Síntomas de la gonorrea masculina
  • Aumento de la frecuencia urinaria o urgencia urinaria
  • Incontinencia
  • Secreción uretral
  • Dolor al orinar
  • Lesiones eritematosas y edematosas en el pene (uretra).
  • Sensibilidad testicular
Causas de la gonorrea masculina

La gonorrea es una de las enfermedades infecciosas bacterianas más comunes y se transmite con mayor frecuencia durante las relaciones sexuales, a través del sexo vaginal, oral y anal.

La gonorrea es una enfermedad de notificación obligatoria en Estados Unidos y se exige a todos los gobiernos estatales que informen a las autoridades sanitarias (el State Board of Health) los casos de diagnóstico de gonorrea. Esto permite el adecuado seguimiento y evaluación de los contactos sexuales y de importancia, ya que se estima que la infección se transmite en el 90% de los contactos sexuales de un hombre afectado por la enfermedad. Para un hombre, el riesgo de adquirir la infección después de un episodio de tener relaciones vaginales con una mujer infectada es de aproximadamente el 20% (probabilidad de 1 en 5).

Cada año, se notifican cerca de 400.000 casos de gonorrea a los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) de los Estados Unidos y probablemente hay muchos otros casos que son diagnosticados y tratados pero que no se notifican (se estima que el número total de casos se cerca a 1.000.000, pero si se incluye el número de casos no denunciados, algunas estimaciones alcanzan los 2.000.000). Sin embargo, un promedio de 400.000 casos por año significa que 1 de cada 687 ciudadanos estadounidenses tiene gonorrea (un promedio de 2.000.000 indica que 1 de cada 130 personas en los Estados Unidos está infectada).

Se presenta una mayor prevalencia en las áreas metropolitanas grandes, áreas urbanas, poblaciones con bajos niveles educativos y personas con niveles socioeconómicos bajos. La gonorrea es más prevalente en personas entre los 15 y los 29 años de edad. Dentro de los factores de riesgo para contraer la enfermedad se pueden mencionar: múltiples compañeros sexuales, compañero sexual con antecedentes de haber padecido cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS) y sexo sin protección (sin el uso del condón o del condón femenino).

El agente causal puede infectar sitios como la garganta, lo que produce irritación en la garganta severa (faringitis gonocócica), la uretra, ocasionando uretritis con ardor y dolor al orinar y secreción uretral. Pueden también infectarse el ano y el recto, dando lugar a lo que se denomina proctitis. Además, puede haber diseminación del organismo desde la uretra hacia otras partes del tracto reproductor, produciendo epididimitis (infección del epidídimo, estructura que se encuentra unida al testículo), prostatitis (inflamación de la glándula prostática) y otra serie de complicaciones como el absceso periuretral (acumulación de pus alrededor de la uretra).

La gonorrea no tratada puede llevar a estenosis uretral (estrechez de la uretra debida a la cicatrización), trayendo como consecuencia la disminución del flujo urinario, vaciamiento incompleto de la vejiga, infección del tracto urinario y finalmente insuficiencia renal.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94