#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa p,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa em,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .column-title,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .text-divider-double,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .sep,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .sep-2,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa .sep-3,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa td,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa th,#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa caption{color:#70707c;}#wpv-column-a4a1fc8eddaf1ecd6090d70ae72e7efa:before{background-color:transparent;}
Perfil Antiaging
La lucha contra el envejecimiento es diaria, nos centramos en buscar soluciones en cosméticos y cremas reafirmantes pero el inicio de envejecimiento precoz esta principalmente en la carencia o exceso de ciertos componentes de nuestro cuerpo, en especial de nuestra piel. Precio mujer 240 € y hombres 245 €
Síndrome de la piel escaldada

Síndrome de la piel escaldada, síndrome estafilocócico de la piel escaldada o enfermedad de Ritter es una infección cutánea en la cual la piel resulta dañada y se desprende.

Síntomas del síndrome de la piel escaldada
  • Ampollas
  • Fiebre
  • Desprendimiento o muda de grandes áreas de piel (exfoliación o descamación)
  • Piel adolorida
  • Enrojecimiento de la piel (eritema) que se propaga hasta cubrir la mayor parte del cuerpo
  • La piel se desprende con sólo ejercer una presión suave dejando áreas rojas y húmedas (signo de Nikolsky)
Causas del síndrome de la piel escaldada

El síndrome de la piel escaldada es causado por infección con ciertas cepas de bacterias en la familia Estafilococo. Durante la infección, los estafilococos producen un tóxico que ocasiona daño a la piel. Dicho daño crea ampollas como si la piel estuviera escaldada.

Este síndrome se encuentra más comúnmente en bebés y en niños menores de 5 años.

Pruebas y exámenes del síndrome de la piel escaldada
  • Signo de Nikolsky positivo (piel que se desprende al ser frotada)
Los exámenes abarcan:
  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Cultivos de piel y garganta
  • Examen de electrolitos
  • Biopsia de piel (se realiza solamente en casos raros, como cuando la afección cutánea puede deberse a una reacción a un medicamento conocida como necrólisis epidérmica tóxica o TEN, por sus siglas en inglés)
El tratamiento del síndrome de la piel escaldada

Se suministran antibióticos intravenosos para tratar los estafilococos con el fin de ayudar a combatir la infección. Es importante suministrar líquidos intravenosos (IV) para prevenir la deshidratación, debido a que se pierde mucho líquido a través de la piel abierta.

El uso de compresas húmedas en la piel puede brindar alivio. Se puede aplicar un emoliente con el fin de mantener la piel húmeda. La cicatrización comienza aproximadamente en 10 días después del tratamiento.

El pronóstico

El pronóstico es, por lo general, excelente y se espera una recuperación total.

Posibles complicaciones
  • Problemas con la regulación de líquidos ocasionando la deshidratación o el desequilibrio electrolítico
  • Control deficiente de la temperatura (en bebés)
  • Infección grave del torrente sanguíneo (septicemia)
  • Propagación a una infección cutánea más profunda (celulitis)
Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico o acuda a la sala de urgencias si tiene síntomas de este trastorno.

Prevención del síndrome de la piel escaldada

Este trastorno no se puede prevenir; sin embargo, el tratamiento rápido de cualquier infección por estafilococos puede ayudar.

Temas relacionados sobre Síndrome de la piel escaldadaNombres alternativos

Síndrome estafilocócico de la piel escaldada (SSS), Enfermedad de Ritter

Referencias

Korman NJ. Macular, papular, vesiculobullous, y pustular diseases. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 465.

Contenido: 2 de noviembre de 2009

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; Jatin M. Vyas, MD, PhD, Profesor Adjunto en Medicina, Harvard Facultad de Medicina, Asistente de Medicina, División de Enfermedades Infecciosas, Departamento de Medicina, Massachusetts General Hospital.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94