Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Eritroblastosis fetal

Eritroblastosis fetal o enfermedad hemolítica del recién nacido es un trastorno sanguíneo potencialmente mortal en un feto o en un bebé recién nacido. Este artículo brinda una visión general de este trastorno. Para obtener información más detallada, ver el trastorno específico:

Síntomas de la eritroblastosis fetal

Los síntomas en un recién nacido pueden abarcar:

  • Anemia
  • Edema (hinchazón bajo la superficie de la piel)
  • Hepatomegalia o esplenomegalia
  • Hidropesía (líquido a lo largo de los tejidos corporales, incluso en los espacios que albergan los pulmones, el corazón y los órganos abdominales)
  • Ictericia del recién nacido

Causas de la eritroblastosis fetal

La eritroblastosis fetal se presenta en un feto cuando la madre y el bebé tienen grupos sanguíneos diferentes. La madre produce sustancias llamadas anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del bebé en desarrollo.

La forma más común de eritroblastosis fetal es la incompatibilidad ABO, que puede variar en su gravedad.

La forma menos común se denomina incompatibilidad Rh, que puede causar anemia muy severa en el bebé.

Exámenes y pruebas de la eritroblastosis fetal

Los exámenes específicos dependen del tipo de eritroblastosis, pero pueden abarcar:

  • Conteo sanguíneo completo
  • Nivel de bilirrubina
  • Determinación del grupo sanguíneo

Tratamiento de la eritroblastosis fetal

Después del nacimiento, dependiendo de la gravedad de la afección, generalmente es necesario realizar una transfusión.

Para obtener información sobre el tratamiento específico, ver:

Expectativas (pronóstico)

La gravedad de esta afección puede variar ampliamente. En algunos casos, el bebé no presenta síntomas de la enfermedad; en otros casos, puede conducir a la muerte del bebé antes o poco después de nacer. Este trastorno se puede tratar antes del nacimiento por medio de una transfusión intrauterina.

Complicaciones

Las complicaciones dependen del tipo específico de eritroblastosis fetal.

Prevención de la eritroblastosis fetal

La forma más grave de esta enfermedad, la incompatibilidad Rh, se puede prevenir si la madre toma un medicamento llamado RhoGAM en ciertos momentos durante y después del embarazo. Si usted ha tenido un bebé con esta enfermedad, asegúrese de hablar con el médico si planea tener otro.

Temas relacionados sobre Eritroblastosis fetal

Nombres alternativos

Enfermedad hemolítica del recién nacido

Referencias

Gruslin AM, Moore TR. Eritroblastosis fetal. En: Martin R, Fanaroff A, Walsh M, eds. Neonatal-Perinatal Medicine. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2006:chap 20.

Contenido: 10 de diciembre de 2009

Versión del inglés revisada por: Kimberly G. Lee, MD, MSc, IBCLC, Profesor Asociado de Pediatría, División de Neonatología, Médico de la Universidad de Carolina del Sur, Charleston, SC. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

.wpv-accordion-1 .tab .inner { background-color: #3695EB; color: #ffffff; }

  • Dónde estamos

    Clínica DAM Madrid

    C/ Marqués de Jura Real, 12

    Madrid 28019

    España

    Teléfono: 91 460 80 00

    Lunes09:00 – 13:00 y 16:30 – 20:30Martes09:00 – 13:00 y 16:30 – 20:30Miércoles09:00 – 13:00 y 16:30 – 20:30Jueves09:00 – 13:00 y 16:30 – 20:30Viernes09:00 – 13:00 y 16:30 – 20:30Sábado09:00 – 14:00DomingoCerrado
  • Información

    Información contacto

    Teléfono 91 460 80 00 / 91 460 80 01

    Horarios de citación

    Lunes a viernes: 9/13 y 16:30/20:30 h
    Sabados: 9:00 a 14:00 horas

    Dónde estamos

    C/ Marqués de Jura Real, 12
    28019 Madrid, MAD

    Llegar en coche

    Para los pacientes de Clínica DAM hay un aparcamiento de pago con descuento.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM