Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Displasia broncopulmonar

Displasia broncopulmonar o enfermedad pulmonar crónica en niños es un trastorno pulmonar crónico que afecta a bebés recién nacidos que han estado con un respirador al nacer o que nacieron muy prematuros.

Síntomas de la displasia broncopulmonar

Causas de la displasia broncopulmonar

La displasia broncopulmonar (DBP) se presenta en bebés gravemente enfermos que han recibido altos niveles de oxígeno durante largos períodos de tiempo o que han estado conectados a un respirador (ventilador).

Es más común en bebés nacidos antes de tiempo (prematuros), cuyos pulmones no estaban completamente desarrollados al nacer.

Los factores de riesgo son, entre otros:

  • Cardiopatía congénita.
  • Prematuridad, generalmente en bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación.
  • Infección pulmonar o respiratoria grave.

El riesgo de la displasia broncopulmonar grave ha disminuido en los últimos años.

Pruebas y exámenes de la displasia broncopulmonar

El tratamiento de la displasia broncopulmonar

EN EL HOSPITAL:

Generalmente, se requiere el soporte adicional con respirador (ventilador) para enviar presión a los pulmones con el fin de mantener el tejido pulmonar del bebé inflado y suministrar más oxígeno.

Las presiones y los niveles de oxígeno se reducen lentamente. Después de separarlo del ventilador, el bebé puede continuar recibiendo oxígeno mediante el uso de una máscara o una cánula nasal durante varias semanas o meses.

Los bebés con displasia broncopulmonar generalmente son alimentados por medio de sondas insertadas en el estómago (sonda nasogástrica).

Estos bebés necesitan calorías adicionales debido al esfuerzo para respirar. Es posible que sea necesario limitarles los líquidos y se les pueden administrar medicamentos que eliminan el agua del cuerpo (diuréticos) para evitar que los pulmones se llenen de líquido.

Otros medicamentos pueden abarcar corticosteroides, broncodilatadores y agentes tensioactivos.

Los padres de estos bebés necesitan apoyo emocional porque la recuperación de la enfermedad puede tomar tiempo y es posible que el niño tenga que permanecer en el hospital por un período prolongado.

EN CASA:

Los bebés con displasia broncopulmonar pueden necesitar oxigenoterapia durante semanas a meses después de salir del hospital.

Es muy importante para todos los bebés con enfermedad pulmonar crónica recibir calorías suficientes a medida que se recuperan y muchos necesitarán alimentación por sonda o leches maternizadas (fórmulas) especiales.

Es muy importante evitar que su hijo contraiga resfriados y otras infecciones respiratorias, como el virus sincicial respiratorio.

Una manera simple de ayudar a prevenir la infección por el VSR es lavarse con frecuencia las manos, sobre todo antes de tocar al bebé.

Es importante asegurarse de que otras personas, sobre todo los cuidadores, tomen precauciones para evitar que le transmitan este virus al bebé. Las siguientes medidas simples pueden ayudar a protegerlo:

  • Insista en que otros se laven las manos con agua caliente y jabón antes de tocar al bebé.
  • Procure que otros eviten el contacto con el bebé si tienen un resfriado o fiebre. Si es necesario, puede ser útil que usen una máscara.
  • Sea consciente de que besar al bebé puede propagar la infección del VSR.
  • Trate de mantener a los niños pequeños lejos de su bebé. Este virus es muy común entre niños pequeños y se propaga fácilmente de un niño a otro.
  • No fume dentro de su casa, el automóvil ni en cualquier parte cerca de su bebé, ya que la exposición al humo del tabaco incrementa el riesgo de enfermedad por el VSR.