Consulta de Psiquiatría

Los especialistas en psiquiatría adaptan a las circunstancias particulares del enfermo las terapias, incluyendo un tratamiento integral a través de la orientación psicoterápica para encontrar solución médica a sus trastornos de personalidad.
Precio de la consulta 50 €

Esquizofrenia

Esquizofrenia o esquizofrenia de aparición en la niñez es un trastorno mental complejo que dificulta:

  • Establecer la diferencia entre experiencias reales e irreales.
  • Pensar de manera lógica.
  • Tener respuestas emocionales normales.
  • Comportarse normalmente en situaciones sociales.

Síntomas de la esquizofrenia

Los síntomas de esquizofrenia generalmente se van presentando lentamente a lo largo de meses o años. Es posibe que por momentos usted presente muchos síntomas y en otros sólo unos pocos.

Las personas con cualquier tipo de esquizofrenia pueden tener dificultad para conservar amigos y trabajar. También pueden tener problemas con la ansiedad, la depresión y los pensamientos o comportamientos suicidas.

Inicialmente, usted puede tener los siguientes síntomas:

  • Sentirse irritable o tenso.
  • Dificultad para dormir.
  • Dificultad para concentrarse.

A medida que la enfermedad avanza, se presentan problemas con el pensamiento, las emociones y el comportamiento, como:

  • Falta de emoción (afecto plano).
  • Creencias o pensamientos falsos que no tienen nada que ver con la realidad (delirios).
  • Escuchar, ver o sentir cosas que no existen (alucinaciones).
  • Problemas para prestar atención.
  • Los pensamientos “saltan” entre temas que no tienen relación (pensamiento desordenado).
  • Comportamientos extraños.
  • Aislamiento social.

Los síntomas pueden variar dependiendo del tipo de esquizofrenia que usted tenga.

Los síntomas de esquizofrenia paranoide pueden ser:

  • Ansioso.
  • Enfadado o discutidor.
  • Creencias falsas de que otros están tratando de hacerles daño a ellos o a sus seres queridos.

Los síntomas de la esquizofrenia desorganizada pueden abarcar:

  • Problemas para pensar y expresar ideas claramente.
  • Comportamiento infantil.
  • Mostrar poca emoción.

Los síntomas de esquizofrenia catatónica pueden abarcar:

  • Falta de actividad.
  • Los músculos y la postura pueden ser rígidos.
  • Muecas o tener otras expresiones faciales extrañas.
  • No reaccionar mucho hacia otras personas.

Los síntomas de la esquizofrenia indiferenciada pueden abarcar los síntomas de más de otro tipo de esquizofrenia.

Las personas con esquizofrenia residual experimentan algunos síntomas, pero no tantos como los que están en un episodio verdadero de esquizofrenia.

Causas de la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad compleja. Los expertos en salud mental no están seguros de cuál es su causa. Sin embargo, los factores genéticos parecen jugar un papel.

  • Ciertos eventos ambientales pueden desencadenar la esquizofrenia en personas que están genéticamente en riesgo de padecerla.
  • Usted es más propenso a presentar esquizofrenia si tiene un familiar con esta enfermedad.

La esquizofrenia afecta por igual a hombres y mujeres. Generalmente comienza en los años de adolescencia o a principios de la adultez, pero puede empezar más tarde en la vida. Tiende a empezar más tarde en las mujeres y es más leve.

La esquizofrenia de aparición en la niñez comienza después de la edad de 5 años. La esquizofrenia en la niñez es poco común y puede ser difícil diferenciarla de otros trastornos del desarrollo en la infancia, como el autismo.

Pruebas y exámenes de la esquizofrenia

No existen exámenes médicos para diagnosticar la esquizofrenia. Un psiquiatra debe examinar al paciente para hacer un diagnóstico. El diagnóstico se realiza con base en una entrevista exhaustiva de la persona y los miembros de la familia. El médico hará preguntas acerca de:

  • Cuánto tiempo han durado los síntomas.
  • Cómo ha cambiado la capacidad de la persona para desempeñarse.
  • Antecedentes del desarrollo.
  • Antecedentes genéticos y familiares.
  • Qué tan bien han funcionado los medicamentos.

Las gammagrafías del cerebro (como TAC o RM) y análisis de sangre pueden ayudar a descartar otros trastornos que tienen síntomas similares a la esquizofrenia.