Ilustración: Sistema Nervioso y Cerebro
Consulta de Neurología

En la Unidad de Neurología de la Clínica DAM, proporcionamos servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las patologías que afectan al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo.
Precio de la consulta 50 €

Ilustración: Sistema Nervioso y Cerebro

Delirio

Delirio, síndrome cerebral agudo o estado de confusión aguda es una confusión severa y repentina, así como cambios rápidos en la función cerebral, que ocurren con enfermedad física o mental.

Síntomas del delirio

El delirio implica un cambio rápido entre estados mentales (por ejemplo, de letargo a agitación y luego otra vez a letargo).

Los síntomas abarcan:

  • Cambios en la lucidez mental (más alerta en la mañana, menos alerta en la noche)
  • Cambios en la sensibilidad (sensación) y la percepción
  • Cambios en el nivel de conciencia o conocimiento
  • Cambios en el movimiento (por ejemplo, puede ser de movimiento o hiperactivo)
  • Cambios en los patrones del sueño, somnolencia
  • Confusión (desorientación) en cuanto a tiempo o lugar
  • Disminución en la memoria y recuerdos a corto plazo
    • incapacidad de recordar hechos después de iniciado el delirio (amnesia anterógrada)
    • incapacidad de recordar hechos pasados (amnesia retrógrada)
  • Atención interrumpida o dispersa
    • incapacidad para pensar o comportarse con propósito
    • problemas para concentrarse
  • Pensamiento desorganizado:
    • discurso que no tiene sentido (incoherente)
    • incapacidad para suspender patrones de lenguaje o comportamiento
  • Cambios emocionales o de personalidad
  • Incontinencia
  • Movimientos desencadenados por cambios en el sistema nervioso (inquietud psicomotora)

Causas del delirio

El delirio es causado con mayor frecuencia por enfermedad física o mental y, por lo general, es temporal y reversible. Muchos trastornos lo causan, incluyendo las afecciones que privan al cerebro de oxígeno o de otras sustancias.

Las causas abarcan:

Exámenes y pruebas del delirio

Los siguientes exámenes pueden arrojar resultados anormales:

  • Un examen del sistema nervioso (evaluación neurológica), incluyendo pruebas de la sensibilidad (sensaciones), pensamiento (función cognitiva) y función motora
  • Estudios neuropsicológicos

También se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes o pruebas:

El tratamiento del delirio

El objetivo del tratamiento es controlar o neutralizar la causa de los síntomas y depende de la afección causante del delirio. El diagnóstico y la atención deben tener lugar en un ambiente agradable, cómodo, sin amenazas y físicamente seguro. Es posible que la persona tenga que ser hospitalizada por un corto tiempo.

La suspensión o cambio de los medicamentos que empeoran la confusión o que no son necesarios pueden mejorar considerablemente el funcionamiento cognitivo. Los medicamentos que pueden empeorar la confusión abarcan:

  • Alcohol
  • Analgésicos, especialmente narcóticos como codeína, hidrocodona, morfina u oxicodona
  • Anticolinérgicos
  • Depresores del sistema nervioso central
  • Cimetidina
  • Drogas ilícitas
  • Lidocaína

Los trastornos que contribuyen a la confusión deben ser sometidos a tratamiento. Entre éstos se encuentran:

El tratamiento de trastornos mentales o médicos suele mejorar considerablemente la función cognitiva.

Ver el articulo completo