Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €

Estenosis raquídea

Estenosis raquídea, seudoclaudicación, estenosis raquídea central o estenosis del agujero vertebral es un estrechamiento de la médula espinal que causa presión sobre ésta, o estrechamiento de las aberturas (llamadas agujeros intervertebrales) por donde los nervios raquídeos salen de la columna vertebral.

Síntomas de la estenosis raquídea

Con frecuencia, los síntomas empeorarán lentamente con el tiempo. Muy a menudo, los síntomas estarán en un lado del cuerpo o el otro.

Los síntomas abarcan:

  • Entumecimiento, calambres o dolor en la espalda, los glúteos, los muslos o las pantorrillas, o en el cuello, los hombros o los brazos.
  • Debilidad de parte de una pierna o brazo.

Los síntomas tienen mayor probabilidad de estar presentes o empeorar al estar de pie o caminar y, con frecuencia, disminuirán o desaparecerán al sentarse o inclinarse hacia adelante. La mayoría de las personas con estenosis raquídea no pueden caminar durante un período de tiempo prolongado.

Los pacientes con estenosis raquídea pueden montar en bicicleta con poco dolor.

Los síntomas más serios abarcan:

  • Dificultad o poco equilibrio al caminar.
  • Problemas con el control de esfínteres.

Causas de la estenosis raquídea

La estenosis raquídea por lo general ocurre a medida que una persona envejece y los discos se vuelven más resecos y empiezan a encogerse. Al mismo tiempo, los huesos y los ligamentos de la columna vertebral se hinchan o crecen debido a la artritis o a la hinchazón (inflamación) crónica.

La estenosis raquídea también puede ser causada por:

  • Artritis que compromete la columna, por lo general en personas de mediana edad o de edad avanzada.
  • Enfermedades óseas, como la enfermedad de Paget del hueso y la acondroplasia.
  • Anomalía o crecimiento en la columna presente desde el nacimiento (defecto congénito).
  • Hernia discal o de disco, lo cual con frecuencia ocurrió en el pasado.
  • Lesión que causa presión sobre las raíces de los nervios o la médula espinal.
  • Tumores en la columna.

Pruebas y exámenes de la estenosis raquídea

Durante el examen físico, el médico tratará de precisar la localización del dolor y entender la forma como afecta su movimiento. A usted le solicitarán:

  • Sentarse, pararse y caminar. Mientras usted camina, el médico puede pedirle que trate de caminar en los dedos de los pies y luego en los talones.
  • Inclinarse hacia adelante, hacia atrás y hacia los lados.
  • Levantar las piernas estiradas mientras está acostado. Si el dolor es peor cuando usted hace esto, puede tener ciática, especialmente si también siente entumecimiento u hormigueo en una de las piernas.

El médico también le moverá las piernas en diferentes posiciones, incluso doblando y enderezando las rodillas. Todo el tiempo, el médico está evaluando su fuerza y su capacidad para moverse.

Para evaluar la función neurológica, el médico usará un martillo de caucho para verificar los reflejos. Al tocar las piernas en muchas localizaciones con un alfiler, un hisopo o aplicador de algodón o una pluma se evalúa cómo siente usted. El médico le pedirá que le avise si hay áreas donde tiene menos sensibilidad por el alfiler, el algodón o la pluma.

Una evaluación del sistema nervioso/cerebro (neurológico) puede confirmar la debilidad de la pierna y la disminución de la sensibilidad en las piernas. Se pueden hacer los siguientes exámenes:

El tratamiento de la estenosis raquídea

Cuando el dolor de espalda no desaparezca por completo o si llegara a ser más doloroso a veces, el hecho de aprender a cuidar de su espalda en casa y prevenir episodios repetitivos del dolor de espalda puede ayudarle a evitar la cirugía.

Ver el articulo completo