#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 p,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 em,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .column-title,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .text-divider-double,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .sep,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .sep-2,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 .sep-3,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 td,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 th,#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081 caption{color:#70707c;}#wpv-column-650853d9f5c5d6e1c3b07e612e645081:before{background-color:transparent;}
Chequeos Médicos
Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Boca de trinchera

Boca de trinchera, estomatitis de Vincent o gingivitis ulceronecrosante aguda es una infección bacteriana dolorosa que implica hinchazón (inflamación) y úlceras en las encías (gingiva).

Síntomas de la boca de trinchera
  • Mal aliento
  • Úlceras similares a cráteres entre los dientes
  • Fiebre
  • Sabor desagradable en la boca
  • Encías que aparecen enrojecidas e inflamadas
  • Película grisácea sobre las encías
  • Dolor en las encías
  • Sangrado profuso de las encías en respuesta a cualquier presión o irritación
Nota: los síntomas tienden a comenzar de forma repentina. Causas de la boca de trinchera

La boca de trinchera es una forma dolorosa de la inflamación de las encías (gingivitis). El término “boca de trinchera” proviene de la Primera Guerra Mundial, cuando el trastorno era común entre los soldados.

La boca normalmente presenta un equilibrio entre diferentes bacterias. La boca de trinchera se produce cuando hay demasiadas bacterias normales en la boca. Las encías se infectan y desarrollan úlceras dolorosas. Los virus pueden estar comprometidos en permitir esta exagerada proliferación de bacterias.

Los riesgos son, entre otros, los siguientes:

  • Estrés emocional
  • Mala higiene oral
  • Mala nutrición
  • Tabaquismo
  • Infecciones en garganta, dientes o boca
Este trastorno es poco común pero, cuando se presenta, afecta con mayor frecuencia a las personas en edades de 15 a 35 años.

Exámenes y pruebas de la boca de trinchera

El médico examinará la boca para buscar signos de boca de trinchera como:

  • Úlceras similares a cráteres llenas de placa y restos de alimentos
  • Destrucción del tejido gingival alrededor de los dientes
  • Encías inflamadas
Puede haber una película grisácea causada por tejido gingival descompuesto y, en ocasiones, se puede presentar fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos de la cabeza y el cuello.

Se pueden tomar radiografías dentales o faciales para determinar la gravedad de la infección y la cantidad de tejido que ha sido destruida.

Esta enfermedad también se puede analizar por medio un cultivo de muestra faríngea.

El tratamiento de la boca de trinchera

Los objetivos del tratamiento son curar la infección y aliviar los síntomas. El médico especialista puede prescribir antibióticos si usted presenta fiebre.

Una buena higiene oral es vital para el tratamiento de la boca de trinchera. Cepíllese los dientes y realice una limpieza con seda dental, con la mayor frecuencia posible, al menos dos veces al día y preferiblemente después de cada comida y al momento de acostarse.

Los enjuagues con agua salada (media cucharadita de sal en una tasa de agua) pueden aliviar el ardor en las encías. A menudo, se recomienda el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), que se utiliza para enjuagar o irrigar las encías, con el fin de eliminar el tejido gingival descompuesto o muerto.

Los calmantes para el dolor (analgésicos) pueden reducir la molestia. Los enjuagues calmantes o agentes protectores pueden reducir el dolor, especialmente antes de comer. En caso de dolor severo, se puede aplicar lidocaína a las encías.

Una vez que las encías estén menos sensibles, se le puede solicitar una visita al odontólogo o a un profesional en higiene oral para una limpieza dental profesional y eliminación de la placa. Igualmente, se puede necesitar limpieza y exámenes dentales regulares y frecuentes hasta que desaparezca el trastorno.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94