Ilustración: Neurofibromatosis I Agrandamiento de la Abertura Óptica
Consulta de Oftalmología

Los expertos profesionales que trabajan en la Clínica DAM tienen un amplia experiencia que les avala en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con la visión.
Precio de la consulta 50 €

Glioma óptico

Glioma óptico, glioma de los ojos o glioma del nervio óptico son tumores que crecen en varias partes del cerebro. Los gliomas ópticos pueden afectar:

  • Uno o ambos nervios ópticos que son los nervios que llevan la información visual al cerebro desde cada ojo.
  • El quiasma óptico, el área donde se entrecruzan los nervios ópticos en frente del hipotálamo del cerebro.

Un glioma óptico también puede crecer junto con un glioma hipotalámico.

Síntomas del glioma óptico

Los síntomas de glioma óptico se deben a que el tumor crece y presiona el nervio óptico y las estructuras adyacentes. Estos síntomas pueden abarcar:

  • Movimiento involuntario del globo ocular
  • Uno o ambos ojos pueden protruir hacia afuera
  • Estrabismo
  • Pérdida de la visión en uno o en ambos ojos:
    • que lleva finalmente a ceguera
    • que puede ser una pérdida de visión periférica o la pérdida puede ser más general

El paciente puede mostrar síntomas del síndrome diencefálico que abarca retraso en el crecimiento, inapetencia y grasa corporal, sueño durante el día y disminución de la memoria y las capacidades intelectuales.

Causas del glioma óptico

Los gliomas ópticos son raros y su causa se desconoce. La mayoría de estos gliomas son de crecimiento lento y no cancerosos (benignos), y ocurren en niños, casi siempre antes de los 20 años.

Existe además una fuerte asociación entre el glioma óptico y la neurofibromatosis tipo 1 (NF1).

Pruebas diagnósticas del glioma óptico

Un examen neurológico muestra pérdidas en la visión en uno o en ambos ojos. Puede haber cambios en el nervio óptico, incluyendo inflamación o cicatrización del nervio o palidez y atrofia del disco óptico.

Se puede presentar extensión del tumor a sitios del cerebro más profundos. Asimismo, puede haber signos de aumento de presión dentro del cerebro (presión intracraneal), al igual que signos de neurofibromatosis 1 (NF1).

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:

El tratamiento del glioma óptico

El tratamiento varía de acuerdo con el tamaño del tumor y la salud general de la persona. El objetivo puede ser curar el trastorno, aliviar los síntomas o mejorar la visión y el bienestar.

La extirpación quirúrgica puede curar algunos gliomas ópticos. La extirpación parcial para reducir el volumen del tumor se puede hacer en muchos casos y esto impedirá que el tumor dañe tejido cerebral normal a su alrededor.

En algunos casos, se puede recomendar radioterapia cuando el tumor es más grande y la cirugía no es posible. En algunos casos, la radioterapia se puede retrasar debido al crecimiento lento que típicamente exhibe este tumor.

Se pueden prescribir corticosteroides para reducir el edema y la inflamación durante la radioterapia o si los síntomas reaparecen.

La quimioterapia podría servir en muchos niños. Además, podría ser especialmente útil cuando el tumor se extiende al hipotálamo.

Grupos de apoyo

Para buscar organizaciones que brinden apoyo e información adicional, ver recursos para la ceguera.

Ver el articulo completo