Consulta de Endocrinología

Los endocrinos de la Clínica DAM son expertos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades endocrinas, ocupándose de problemas que abarcan desde la diabetes hasta los trastornos debidos al sobrepeso así como problemas derivados de cánceres o tumores en glándulas endocrinas.
Precio de la consulta 50 €

Obesidad

Obesidad, obesidad mórbida u obeso es un término que se utiliza para describir el peso corporal que es mucho mayor de lo saludable. Si usted es obeso, tiene una cantidad mucho mayor de grasa corporal de lo que es saludable o deseable.

Los adultos con un índice de masa corporal (IMC, calculado como peso en kilogramos, dividido por estatura en metros cuadrados) entre 25 y 30 kg/m2 se consideran con sobrepeso.

Los adultos con un IMC superior a 30 kg/m2 se consideran obesos.

Se considera que cualquier persona con más de 45 Kg de sobrepeso o con un IMC superior o igual a 40 kg/m2 padece obesidad mórbida.

Causas de la obesidad

Consumir más calorías de las que uno quema lleva a que se presente sobrepeso y, a la larga, obesidad. El cuerpo almacena las calorías que no se utilizan como grasa. La obesidad puede ser el resultado de:

  • Comer más de lo que el organismo puede utilizar
  • Consumir demasiado alcohol
  • No hacer suficiente ejercicio

Una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) puede llevar a un aumento de peso de 2 a 5 kg. Algunos antidepresivos y antipsicóticos también pueden contribuir al aumento de peso y la obesidad. Los factores genéticos tienen algo de parte en el desarrollo de la obesidad. Los hijos de padres obesos tienen 10 veces más probabilidades de ser obesos que los hijos de padres con un peso normal.

Las personas que están en mayor riesgo de obesidad abarcan:

  • Grupos de ingresos bajos
  • Ex fumadores
  • Personas con enfermedad mental crónica
  • Personas con discapacidades
  • Personas con un estilo de vida sedentario

Pruebas diagnósticas de la obesidad

El médico realizará un examen físico o chequeos médicos y hará preguntas acerca de la historia clínica, los hábitos alimentarios y la rutina de ejercicios.

Se pueden tomar medidas de pliegues cutáneos para verificar el porcentaje de grasa corporal.

Asimismo, se pueden realizar análisis de sangre para buscar problemas tiroideos o endocrinos que podrían llevar al aumento de peso.

El tratamiento de la obesidad

El ejercicio regular y una alimentación saludable son cruciales cuando se trata de controlar el peso. Aunque hay muchos programas anunciados para ayudarlo a bajar de peso, el único método comprobado y seguro a largo plazo es quemar más calorías de lo que se consume.

Hacer ejercicio y comer correctamente deben volverse más parte de su rutina como bañarse y cepillarse los dientes. A menos que usted esté convencido de los beneficios, no tendrá éxito.

DIETA

La mayoría de las personas puede bajar de peso consumiendo una alimentación más saludable y haciendo más ejercicio. Incluso la pérdida modesta de peso puede mejorar su salud. Cumplir con un programa de reducción de peso es difícil y usted necesitará mucho apoyo de la familia y los amigos.

Al hacer una dieta, la meta principal debe ser aprender formas nuevas y saludables de comer y hacer que formen parte de la rutina cotidiana. Aprenda a leer las etiquetas nutricionales y los ingredientes de todos los alimentos que usted come.

Trabaje junto con su médico y nutricionista para establecer cálculos de calorías diarias seguros y realistas que le ayuden a bajar de peso mientras permanece saludable. Recuerde que si usted baja kilos de manera lenta y constante, tiene mayor probabilidad de mantener el peso a raya.