#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a p,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a em,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .column-title,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .text-divider-double,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .sep,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .sep-2,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a .sep-3,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a td,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a th,#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a caption{color:#70707c;}#wpv-column-d613772498f186ac14696070de1a893a:before{background-color:transparent;}
Resonancia Magnetica de Cerebral
En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hemorragia extradural

Hemorragia extradural, hematoma extradural o hematoma epidural es un sangrado entre la parte interior del cráneo y la cubierta externa del cerebro, denominada “duramadre”.

Síntomas de la hemorragia extradural

Se debe consultar al médico por cualquier traumatismo craneal que produzca, incluso, una pérdida del conocimiento leve o si se presentan otros síntomas después de dicha lesión (aun sin pérdida del conocimiento).

El patrón típico de síntomas que indica una hemorragia extradural es la pérdida del conocimiento, seguida de un período de lucidez mental y luego pérdida del conocimiento de nuevo. Pero este patrón puede no aparecer en todas las personas.

Los síntomas más importantes de una hemorragia extradural son:

Nota: los síntomas generalmente ocurren en cuestión de minutos a horas después de un traumatismo craneal e indican una situación de emergencia.

Causas de la hemorragia extradural

Una hemorragia extradural a menudo es causada por una fractura en el cráneo durante la infancia o la adolescencia. Este tipo de sangrado es más común en las personas jóvenes, ya que la membrana que cubre el cerebro no está tan firmemente adherida al cráneo como lo está en personas de mayor edad.

Una hemorragia extradural se presenta cuando hay ruptura de un vaso sanguíneo, generalmente una arteria, que sangra luego en el espacio que queda entre la “duramadre” y el cráneo. Los vasos afectados con frecuencia se rompen por fracturas craneales.

Esto, muy a menudo, es el resultado de un traumatismo craneal grave, como los causados por accidentes de motocicleta o automóvil. Las hemorragias extradurales pueden ser causadas por sangrado venoso (de una vena) en los niños pequeños.

Un sangrado rápido causa una acumulación de sangre (hematoma) que presiona el cerebro, provocando un aumento rápido de la presión dentro de la cabeza (presión intracraneal). Esta presión puede ocasionar una lesión cerebral adicional.

Una hemorragia extradural es una situación de emergencia, ya que puede llevar a daño cerebral permanente y la muerte si no se trata. Asimismo, puede haber un empeoramiento rápido, en cuestión de minutos a horas, desde somnolencia hasta el coma y la muerte.

Exámenes y pruebas de la hemorragia extradural

El examen neurológico puede indicar que una parte específica del cerebro no está funcionando bien (por ejemplo, debilidad en el brazo de un lado) o puede indicar incremento de la presión intracraneal.

Si se presenta aumento de la presión intracraneal, puede ser necesaria una cirugía de urgencia para aliviar la presión dentro de la cabeza y prevenir un traumatismo craneal mayor.

Una tomografía computarizada de la cabeza confirma el diagnóstico de una hemorragia extradural y señala la localización exacta del hematoma y cualquier fractura de cráneo asociada.

El tratamiento de la hemorragia extradural

¡Una hemorragia extradural es una afección de emergencia! Los objetivos del tratamiento se concentran en tomar las medidas suficientes para salvar la vida de la persona, controlar los síntomas y minimizar o prevenir el daño permanente al cerebro.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94