Consulta de Neurología

En la Unidad de Neurología de la Clínica DAM, proporcionamos servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las patologías que afectan al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo.
Precio de la consulta 50 €

Hemorragia subdural

Hemorragia subdural o hematoma subdural es una acumulación de sangre en la superficie del cerebro.

Síntomas de la hemorragia subdural

  • Lenguaje confuso
  • Dificultad con el equilibrio o la marcha
  • Dolor de cabeza
  • Letargo o confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Náuseas y vómitos
  • Entumecimiento
  • Crisis epilépticas
  • Problemas del habla
  • Alteraciones visuales
  • Debilidad

En bebés:

Causas de la hemorragia subdural

Los hematomas subdurales son con mucha frecuencia el resultado de un traumatismo craneal grave. Cuando uno ocurre de esta manera, se le denomina hematoma subdural “agudo”. Los hematomas subdurales agudos están entre los más letales de todos los traumatismos craneales. El sangrado llena el área cerebral rápidamente, comprimiendo el tejido del cerebro. Esto a menudo ocasiona lesión cerebral y puede llevar a la muerte.

Los hematomas subdurales también se pueden presentar después de un traumatismo craneal menor, especialmente en las personas de edad avanzada. Estos hematomas pueden pasar inadvertidos por períodos de muchos días a semanas y se les denomina hematomas subdurales “crónicos”. Con cualquier hematoma subdural, las pequeñas venas que están entre la superficie del cerebro y su cubierta externa (la duramadre) se estiran y se rompen, permitiendo que la sangre se acumule. En las personas de edad avanzada, las venas a menudo ya se han estirado debido a la atrofia cerebral (encogimiento) y se lesionan más fácilmente.

Algunos hematomas subdurales ocurren sin causa (espontáneamente).

Los siguientes factores incrementan el riesgo de sufrir un hematoma subdural:

  • Medicamentos anticoagulantes, incluyendo ácido acetilsalicílico (Aspirina)
  • Consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo
  • Caídas frecuentes
  • Traumatismo craneal repetitivo
  • Ser muy joven o de muy avanzada edad

Exámenes y pruebas de la hemorragia subdural

Siempre consiga ayuda médica después de un traumatismo craneal. Las personas mayores deben recibir atención médica si muestran signos de problemas de memoria o deterioro mental. Un examen debe incluir una evaluación neurológica completa.

El médico especialista puede pedir un estudio imagenológico del cerebro si usted presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Lenguaje confuso
  • Dificultad con el equilibrio o la marcha
  • Dolor de cabeza
  • Incapacidad para hablar
  • Letargo o confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Náuseas y vómitos
  • Entumecimiento
  • Deterioro intelectual reciente en una persona de edad avanzada, incluso sin antecedentes de traumatismo craneal
  • Crisis epilépticas
  • Problemas del habla
  • Alteración visual
  • Debilidad

Probablemente, se realizaría una tomografía computarizada o resonancia magnética con el fin de evaluar la presencia de un hematoma subdural.

El tratamiento de la hemorragia subdural

¡Un hematoma subdural es una situación de emergencia!

Para reducir la presión dentro del cerebro, se puede requerir una cirugía de emergencia. Esto puede comprender la perforación de un pequeño agujero en el cráneo, el cual permite drenar la sangre y alivia la presión en el cerebro. De igual manera, puede ser necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sólidos de sangre a través de un procedimiento llamado craneotomía, con el cual se crea una abertura más grande en el cráneo.

Los medicamentos empleados para tratar un hematoma subdural dependen del tipo de hematoma, de la gravedad de los síntomas y de la magnitud del daño cerebral que se haya presentado.

Ver el articulo completo