#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 p,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 em,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .column-title,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .text-divider-double,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .sep,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .sep-2,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 .sep-3,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 td,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 th,#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392 caption{color:#70707c;}#wpv-column-cc0be93e7ddf25a038185b7f5e837392:before{background-color:transparent;}
Resonancia Magnetica de Cerebral
En muchos casos, la RM da información que no puede ser visto en rayos X, ecografía o TAC. La resonancia magnética de la cabeza puede ser utilizado para buscar la causa de dolores de cabeza. Precio 270 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Hemorragia subdural crónica

Hemorragia subdural crónica, higroma subdural o hematoma subdural crónico es una acumulación “vieja” de sangre y de productos de la descomposición de la sangre localizada entre la superficie del cerebro y su capa más exterior (duramadre). La fase crónica de un hematoma subdural comienza varias semanas después del primer sangrado.

Síntomas de la hemorragia subdural crónica

En algunos casos, es posible que no se presenten síntomas. Sin embargo, dependiendo del tamaño del hematoma y de dónde éste ejerza presión sobre el cerebro, se pueden presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Confusión o coma
  • Disminución de la memoria
  • Dificultad al hablar o deglutir
  • Dificultad para caminar
  • Dolores de cabeza
  • Crisis epiléptica
  • Debilidad o insensibilidad en brazos, piernas, rostro
Causas de la hemorragia subdural crónica

Un hematoma subdural se desarrolla cuando las diminutas venas que corren entre la duramadre y la superficie del cerebro (venas emisarias) se rompen y dejan escapar sangre, generalmente como resultado de un traumatismo craneal.

Luego se forma una acumulación de sangre sobre la superficie del cerebro. En una acumulación subdural crónica, la sangre se escapa lentamente desde las venas con el tiempo o se deja que una hemorragia rápida se cure por sí sola.

Un hematoma subdural es más común en los ancianos debido al encogimiento normal del cerebro que ocurre al envejecer. Este encogimiento estira y debilita las venas emisarias, las cuales tienen más probabilidades de romperse en los ancianos, incluso después de un traumatismo craneal menor. En raras ocasiones, se puede presentar un hematoma subdural sin causa conocida (es decir, no por un accidente o lesión).

Los riesgos abarcan:

  • Consumo prolongado y abundante de alcohol
  • Consumo prolongado de ácido acetilsalicílico (Aspirina), antinflamatorios como el ibuprofeno o anticoagulantes
  • Enfermedades asociadas con problemas de coagulación sanguínea
  • Traumatismo craneal
  • Edad avanzada
Exámenes y pruebas de la hemorragia subdural crónica

El médico hará preguntas acerca de la historia clínica. En el examen físico, se evaluará cuidadosamente el cerebro y el sistema nervioso para verificar si hay problemas con:

  • Equilibrio
  • Coordinación
  • Funciones mentales
  • Sensibilidad
  • Fortaleza
  • Marcha
Debido a que los signos y los síntomas a menudo son sutiles, muy probablemente se hará una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cabeza para una evaluación adicional de los síntomas, si existe cualquier sospecha de un hematoma.

El tratamiento de la hemorragia subdural crónica

El objetivo es controlar los síntomas y minimizar o prevenir un daño cerebral permanente.

  • Los anticonvulsivos, como carbamazepina, lamotrigina o levetiracetam, pueden utilizarse para controlar o prevenir convulsiones.
  • Los corticosteroides pueden usarse para reducir temporalmente cualquier inflamación del cerebro
Se puede requerir cirugía, lo cual puede involucrar la perforación de pequeños agujeros en el cráneo para aliviar la presión y permitir el drenaje de sangre y líquidos. Es posible que sea necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sanguíneos sólidos a través de una abertura más grande en el cráneo (craneotomía).

Posiblemente los hematomas que no causen síntomas no requerirán tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

Los hematomas subdurales crónicos que causan síntomas generalmente no sanan por sí mismos con el tiempo. A menudo, requieren cirugía, especialmente cuando hay problemas neurológicos, convulsiones o dolores de cabeza crónicos.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94