#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 p,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 em,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .column-title,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .text-divider-double,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .sep,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .sep-2,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 .sep-3,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 td,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 th,#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99 caption{color:#70707c;}#wpv-column-57ba8d0ffbfd529c3109dd8cc7916f99:before{background-color:transparent;}
Chequeo Urológico
Para prevenir o detectar cánceres urológicos tales como el cáncer de próstata o el cáncer de la vejiga urinaria detectado en etapas tempranas de enfermedades malignas se pueden tratar con más éxito. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Riñones artificiales

Riñones artificiales, diálisis, hemodiálisis, diálisis peritoneal o terapia de sustitución renal es un procedimiento que se realiza para retirar los elementos tóxicos (impurezas o desechos) de la sangre cuando los riñones no pueden hacerlo. La diálisis es mucho más frecuente en pacientes con insuficiencia renal aunque también se puede usar para remover con rapidez drogas o sustancias tóxicas en situaciones agudas. Esta técnica puede salvar la vida de personas con insuficiencia renal crónica o aguda.

Forma en que se realiza el análisis o prueba

La diálisis se puede llevar a cabo usando diferentes métodos.

DIÁLISIS PERITONEAL

La diálisis peritoneal se realiza al utilizar la membrana peritoneal del cuerpo que se encuentra dentro del abdomen como membrana semipermeable. Se infunden soluciones especiales que ayudan a eliminar las toxinas, permanecen en el abdomen por un lapso de tiempo y luego se drenan. Esta forma de diálisis se puede llevar a cabo en casa, pero debe realizarse todos los días.

HEMODIÁLISIS

La hemodiálisis se realiza al hacer circular la sangre a través de filtros especiales por fuera del cuerpo. La sangre fluye a través de una membrana semipermeable (dializador o filtro), junto con soluciones que ayudan a eliminar las toxinas.

La hemodiálisis requiere un flujo de sangre de 400 a 500 mililitros por minuto. Una sonda intravenosa en un brazo o pierna no soportará ese volumen de flujo sanguíneo, por lo que la diálisis utiliza formas especiales para llevar la sangre a los vasos sanguíneos.

El acceso puede ser temporal o permanente. El primero toma la forma de catéteres para diálisis, que son catéteres de gran tamaño (tubos huecos de uso médico), colocados en las venas grandes, que pueden soportar flujos de sangre considerables. La mayoría de los catéteres se usan en situaciones de emergencia durante cortos períodos de tiempo. Sin embargo, los catéteres llamados catéteres en forma de túnel se pueden usar durante períodos prolongados, a menudo de semanas a meses.

El acceso permanente es creado uniendo quirúrgicamente una arteria a una vena. Esto permite que la vena reciba sangre a alta presión, llevando al engrosamiento de la pared venosa. Ahora esta vena “arterializada” puede resistir punciones repetitivas y también suministra excelentes tasas de flujo sanguíneo. La conexión entre una arteria y una vena se puede hacer utilizando vasos sanguíneos (una fístula arteriovenosa o AVF por su sigla en inglés) o un puente sintético (injerto arteriovenoso o AVG, por sus siglas en inglés).

La fístula arteriovenosa es más deseable debido a que las tasas de infección son muy bajas y es muy durable. Puede tomar muchos meses para que esta fístula madure, por lo que se requiere una planeación cuidadosa.

Se puede tener acceso al injerto arteriovenoso unas cuantas semanas después de su creación. Éste suministra buen flujo, pero tiene una alta tasa de complicación y se debe intentar sólo si la fístula arteriovenosa no es factible.

La sangre se desvía desde el punto de acceso en el cuerpo del paciente a una máquina de diálisis. Aquí, la sangre fluye contra la corriente hasta una solución especial llamada dialisato. Se corrigen los desequilibrios químicos e impurezas de la sangre y ésta retorna luego al cuerpo. Clásicamente, la mayoría de los pacientes se someten a hemodiálisis durante 3 sesiones cada semana y cada sesión dura de 3 a 4 horas.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94