Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Herpes adquirido al nacer

Herpes adquirido al nacer, HSV, herpes congénito o herpes de tipo congénito es una infección por el virus del herpes que un bebé contrae (adquiere) al momento de nacer.

Síntomas del herpes adquirido al nacer

El herpes puede aparecer únicamente como una infección cutánea. Se pueden presentar pequeñas ampollas (vesículas) llenas de líquido que se rompen, forman costra y finalmente sanan, lo que a menudo deja una leve cicatriz.

La infección por herpes también se puede propagar a través de todo el cuerpo (llamada herpes diseminado). En este tipo, el virus del herpes puede afectar muchas partes diferentes del cuerpo:

  • La infección por herpes en el cerebro se denomina encefalitis herpética.
  • El hígado, los pulmones y los riñones también pueden resultar comprometidos.
  • Puede o no haber ampollas en la piel.

Los bebés recién nacidos con herpes que se ha propagado al cerebro u otras partes del cuerpo a menudo están muy enfermos. Los síntomas abarcan:

  • Tendencia al sangrado
  • Dificultad respiratoria
    • apariencia azulada (cianosis)
    • aleteo nasal
    • gruñidos
    • respiración rápida (taquipnea)
    • períodos de tiempo cortos sin respiración (episodios de apnea)
  • Coma
  • Ictericia
  • Letargo
  • Temperatura baja (hipotermia)
  • Mala alimentación
  • Convulsiones o crisis epiléptica
  • Shock
  • Lesiones cutáneas, ampollas llenas de líquido
[/list] El herpes adquirido en el período poco después del nacimiento tiene síntomas similares a los del herpes adquirido al nacer.

El herpes intrauterino puede causar:

  • Enfermedad ocular, como inflamación de la retina (coriorretinitis)
  • Daño cerebral grave
  • Úlceras (lesiones) cutáneas

Causas del herpes adquirido al nacer

Los bebés recién nacidos pueden resultar infectados con el virus del herpes:

  • En el útero (herpes intrauterino; muy poco común)
  • Durante el paso por la vía del parto (herpes adquirido al nacer, que es la forma más común de infección)
  • Inmediatamente después de nacer (posparto) por besar o tener otro tipo de contacto con alguien que tenga herpes labial

Si en el momento del parto la madre tiene una infección activa con herpes genital, el bebé es más propenso a resultar infectado durante el nacimiento. Es posible que algunas madres no sepan que tienen úlceras herpéticas internas (dentro de la vagina).

Algunas personas han tenido infecciones previas por herpes, pero no lo sabían. Estas personas, sin saber que tienen herpes, pueden transmitírselo a su bebé.

La causa más común de infección por herpes en bebés recién nacidos es el herpes tipo 2 (herpes genital), pero también puede presentarse el tipo 1.

Exámenes y pruebas del herpes adquirido al nacer

Los exámenes para el herpes congénito abarcan:

Los exámenes adicionales que se pueden hacer si el bebé está muy enfermo abarcan:

Tratamiento del herpes adquirido al nacer

Las infecciones con el virus del herpes en bebés generalmente son tratadas con medicamentos intravenosos. El medicamento antiviral más común que se utiliza para este propósito es el Aciclovir y es posible que el bebé necesite tomarlo por varias semanas.

A menudo, se necesita otra terapia para tratar los efectos de la infección con herpes, como shock o convulsiones.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM