Consulta de Cardiología

La consulta de cardiología es un paquete completo de alta gama, que consta de eletrocardiograma, ecocardiograma doppler color.
Precio de consulta 50 €

Hipertensión inducida por medicamentos

Hipertensión inducida por medicamentos es la hipertensión causada por el uso de una sustancia química, droga o fármaco.

Ver también: hipertensión arterial

Síntomas de la Hipertensión inducida por medicamentos

Los síntomas de hipertensión inducida por fármacos son iguales a los de la hipertensión primaria, y pueden abarcar:

Nota: por lo general, la hipertensión no presenta síntomas.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La presión arterial se determina por:

  • La cantidad de sangre que el corazón bombea
  • El estado de las válvulas cardíacas
  • La fuerza de bombeo del corazón
  • El tamaño y estado de las arterias

Existen varios tipos de hipertensión arterial:

  • La hipertensión esencial no tiene una causa identificable
  • La hipertensión secundaria ocurre a causa de otro trastorno
  • La hipertensión inducida por medicamentos es una forma de hipertensión secundaria causada por una respuesta a un medicamento

Entre los fármacos que pueden provocar hipertensión se encuentran:

  • Alcohol, anfetaminas, éxtasis (MDMA y derivados) y cocaína
  • Corticosteroides
  • Ciclosporina
  • Eritropoyetina
  • Estrógenos (incluyendo pastillas anticonceptivas) y otras hormonas
  • Muchos otros medicamentos de venta libre como los que se usan para la tos, el resfriado y el asma, particularmente cuando el medicamento para la tos y resfriado se toma con ciertos antidepresivos como tranilcipromina o antidepresivos tricíclicos
  • Medicamentos para la migraña
  • Descongestionantes nasales

La hipertensión de rebote ocurre cuando la presión arterial se eleva después de que uno deja de tomar o disminuye la dosis de una droga (típicamente un medicamento antihipertensivo).

Muchos otros factores también pueden afectar la presión arterial, tales como:

  • El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos
  • La genética
  • Los alimentos consumidos y otras variables relacionadas con el cuerpo
  • Los niveles de varias hormonas del cuerpo
  • El volumen de agua en el cuerpo

Pruebas diagnósticas

El médico le hará preguntas acerca de su consumo de drogas que se sabe afectan la medición de la presión arterial.

Las mediciones repetitivas de la presión arterial pueden confirmar el diagnóstico. La presión arterial que está elevada constantemente se considera hipertensión.

Dos factores determinan las mediciones de presión arterial: la presión arterial sistólica es el número más “alto” y es una medición de la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón late. La presión arterial diastólica es el número más “bajo” y corresponde a la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón está en reposo.

La presión arterial normal se define como la presión sistólica (superior) de menos de 120 mm Hg y la presión diastólica (inferior) de menos de 80 mm Hg. Una tasa constante sistólica de más de 140 mm Hg y diastólica por encima de 90 mm Hg se considera hipertensión.

La presión arterial sistólica entre 130 y 140 mmHg y/o diastólica entre 80 y 90 mmHg se consideran prehipertensión.

Se pueden llevar a cabo análisis de sangre para determinar los niveles de los medicamentos que pueden estar causando la hipertensión arterial.

El tratamiento

El propósito del tratamiento es reducir la presión arterial por debajo de 140/90 (por debajo de 130/80 si tiene diabetes o enfermedad renal). Esto reducirá el riesgo de complicaciones.

Si es posible, deje de tomar la sustancia que le causó la hipertensión. El médico especialista puede hacerle ajustes a su tratamiento si los medicamentos actuales le están causando hipertensión y usted no puede dejar de tomarlos.