#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 p,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 em,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .column-title,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .text-divider-double,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .sep,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .sep-2,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 .sep-3,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 td,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 th,#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2 caption{color:#70707c;}#wpv-column-af6c0a13f7376eca2ba5259b48d5b4d2:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Niño de madre diabética

Niño de madre diabética es un bebé nacido de una madre que sufre de diabetes.

La frase se refiere específicamente a un bebé hijo de una madre que tuvo un nivel persistentemente alto de azúcar (glucosa) en la sangre durante el embarazo.

Síntomas del niño de madre diabética

El bebé generalmente es grande para su edad gestacional. Otros síntomas pueden abarcar:

  • Color de piel azulado o con parches (manchas), frecuencia cardíaca rápida, respiración rápida (signos de pulmones inmaduros o insuficiencia cardíaca)
  • Ictericia del recién nacido (piel amarilla)
  • Alimentación deficiente, letargo, llanto débil (signos de hipoglucemia severa)
  • Cara hinchada
  • Apariencia rojiza
  • Temblores o estremecimiento poco después del nacimiento
Causas del niño de madre diabética

Los niveles de hiperglucemia en las mujeres embarazadas a menudo tienen efectos específicos en sus bebés.

Los bebés nacidos de madres que padecen diabetes generalmente son más grandes que otros bebés y pueden tener órganos grandes, particularmente el hígado, las glándulas suprarrenales y el corazón.

Estos bebés pueden presentar episodios de bajo azúcar en la sangre (hipoglucemia) poco después del nacimiento, debido al aumento de la insulina, una sustancia que moviliza el azúcar (glucosa) de la sangre a los tejidos corporales.

El bebé necesitará un control estricto de sus niveles de azúcar en la sangre.

Hay un incremento de la posibilidad de que las madres con diabetes mal controlada tengan un aborto espontáneo o den a luz un mortinato.

Si a la madre se le diagnosticó la diabetes antes del embarazo, el bebé también tiene un mayor riesgo de tener defectos congénitos si la enfermedad no está bien controlada.

Exámenes y pruebas del niño de madre diabética

Una ecografía realizada a la madre en los últimos meses del embarazo muestra que el bebé es grande para su edad gestacional.

Se pueden realizar pruebas de la madurez pulmonar en el líquido amniótico si se está considerando la posibilidad del parto más de una semana antes de la fecha prevista para éste.

Después del nacimiento, los exámenes pueden mostrar que el bebé tiene hipoglucemia e hipocalciemia.

Una ecocardiografía puede revelar un corazón anormalmente grande, lo cual puede llevar a que se presente insuficiencia cardíaca.

Tratamiento del niño de madre diabética

A todos los bebés nacidos de madres con diabetes se les debe hacer una evaluación para detectar bajo azúcar en la sangre (hipoglucemia), incluso si no presentan síntomas.

Si un bebé tuvo un episodio de hipoglucemia, se le hacen exámenes para verificar sus niveles de azúcar en la sangre durante varios días y se continúa con esto hasta que su nivel se estabilice con una alimentación normal.

La alimentación temprana puede prevenir la hipoglucemia en los casos leves. La hipoglucemia persistente se trata con azúcar (glucosa) administrado por vía intravenosa.

En raras ocasiones, el bebé puede necesitar soporte respiratorio o medicamentos para tratar otros efectos de la diabetes. Los niveles altos de bilirrubina se tratan con terapia con luz (fototerapia) o, en contadas ocasiones, reemplazando la sangre del bebé con sangre de un donante (exanguinotransfusión).

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94