Diagnóstico por imagen

El diagnóstico por imagen permite a los médicos observar el interior de su cuerpo en busca de pistas sobre una condición médica. Resonancias magnéticas, Tomografías computerizadas (TAC), Radiología, Ecografías, Ecodoppler…
Precio de las pruebas: desde 40 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Resonancia magnética

Resonancia magnética abierta, imágenes por resonancia magnética (IRM) o imágenes por resonancia magnética nuclear es un examen imagenológico que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo. No se emplea radiación (rayos X).

Las imágenes por resonancia magnética solas se denominan cortes y se pueden almacenar en una computadora o imprimir en una película. Un examen produce docenas o algunas veces cientos de imágenes.

Para obtener más información, ver los temas específicos acerca de las resonancias magnéticas:

Forma en que se realiza la resonancia magnética

Le pueden solicitar que use una bata de hospital o prendas de vestir sin broches metálicos (como pantalones de sudadera y una camiseta). Ciertos tipos de metal pueden causar imágenes borrosas.

Se acostará sobre una mesa angosta, la cual se desliza dentro de un tubo grande similar a un túnel.

Algunos exámenes requieren de un tinte especial (medio de contraste). El tinte por lo regular se administra antes del examen a través de una vena (IV) en la mano o el antebrazo. Este medio de contraste ayuda al radiólogo a observar ciertas áreas más claramente.

Se pueden colocar pequeños dispositivos, llamados espirales, en la cabeza, el brazo o la pierna u otras áreas que se vayan a estudiar. Estos dispositivos ayudan a enviar y recibir las ondas de radio y mejoran la calidad de las imágenes.

Durante la resonancia magnética, la persona que opera la máquina lo vigilará a uno desde otro cuarto. El examen casi siempre dura de 30 a 60 minutos, pero puede demorar más tiempo.

Preparación para la resonancia magnética

A usted se le puede solicitar no comer ni beber nada durante un período de 4 a 6 horas antes la resonancia magnética.

Le teme a espacios cerrados (sufre de claustrofobia), coméntele al radiólogo. Le pueden dar un medicamento para ayudarlo a que le dé sueño y que esté menos ansioso, o el médico puede recomendar una resonancia magnética “abierta”, en la cual la máquina no está tan cerca del cuerpo.

Antes de la resonancia, coméntele al radiólogo si usted tiene:

  • Clips para aneurisma cerebral.
  • Ciertos tipos de válvulas cardíacas artificiales.
  • Desfibrilador o marcapasos cardíaco.
  • Implantes en el oído interno (cocleares).
  • Nefropatía o diálisis (posiblemente no pueda recibir el medio de contraste).
  • Articulaciones artificiales recientemente puestas.
  • Ciertos tipos viejos de stents (endoprótesis vasculares).
  • Ha trabajado con láminas de metal en el pasado (puede necesitar exámenes para verificar si tiene partículas de metal en los ojos).

Debido a que el equipo para la resonancia magnética contiene imanes potentes, no se permiten objetos de metal dentro de la sala donde está el escáner.

  • Lapiceros, navajas y anteojos pueden salir volando a través del cuarto.
  • Artículos como joyas, relojes, tarjetas de crédito y audífonos pueden dañarse.
  • Los prendedores, los ganchos para el cabello, las cremalleras metálicas u otros artículos metálicos similares pueden distorsionar las imágenes.
  • Las prótesis dentales removibles se deben retirar justo antes del examen.

Lo que se siente durante la resonancia magnética

Una resonancia no causa dolor. Si usted tiene dificultad para permanecer quieto o está muy nervioso, se le puede dar un medicamento para relajarlo. El movimiento excesivo puede ocasionar errores e imágenes borrosas en la resonancia.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM