Ilustración: La Artritis Gonocócica
Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €

Artritis gonocócica

Artritis gonocócica o infección gonocócica diseminada es una inflamación de una articulación (por lo general sólo una) debido a una infección de gonorrea.

Ver también: artritis bacteriana no gonocócica

Síntomas de la artritis gonocócica

  • Fiebre
  • Dolor abdominal bajo
  • Dolor articular durante 1 a 4 días
  • Dolor en las manos o muñecas debido a una inflamación del tendón
  • Dolor o ardor al orinar
  • Dolor en una sola articulación
  • Erupción cutánea (úlceras que son ligeramente levantadas, de rosadas a rojas y que posteriormente pueden contener pus o aparecer de color púrpura)

Causas de la artritis gonocócica

La artritis gonocócica es una infección de una articulación y ocurre en personas que tienen gonorrea causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres y es más común entre mujeres adolescentes sexualmente activas.

Existen dos formas de artritis gonocócica:

  • Una involucra erupciones cutáneas y compromete múltiples articulaciones, por lo general las articulaciones grandes, como la rodilla, la muñeca y el tobillo.
  • La segunda forma, menos común, implica diseminación de bacterias a través de la sangre (gonococemia diseminada), lo cual lleva a que se presente infección de una sola articulación.

Pruebas y exámenes de la artritis gonocócica

Se deben revisar los hemocultivos en todos los casos de posible artritis gonocócica.

Se llevarán a cabo exámenes para verificar si hay infección de gonorrea. Esto puede involucrar el hecho de tomar muestras de tejido, heces, líquido articular u otro material corporal y enviarlos a un laboratorio para su análisis bajo un microscopio. Ejemplos de tales exámenes son:

El tratamiento de la artritis gonocócica

Se tiene que tratar la infección de gonorrea. Para obtener información detallada acerca del tratamiento de esta enfermedad, ver el artículo: gonorrea.

Existen dos aspectos del tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente una que se propaga tan fácilmente como la gonorrea. Lo primero es curar a la persona infectada y lo segundo es localizar, examinar y tratar a todos sus contactos sexuales, para evitar una mayor diseminación de la enfermedad.

Algunos sitios le permiten a usted mismo llevar información de asesoría y tratamiento para su(s) compañero(s), mientras que, en otros lugares, la Secretaría de Salud se encargará de contactarlos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control y Prevention, CDC) de los Estados Unidos recomiendan una nueva rutina de tratamiento estandarizada. El médico determinará el mejor y más actualizado de los tratamientos. Es importante realizar una visita de control a los 7 días después del tratamiento, si la infección fue complicada, para revisar de nuevo los análisis de sangre y confirmar que la infección esté curada.

El pronóstico

Los síntomas generalmente mejoran en cuestión de 1 a 2 días después de iniciarse el tratamiento. Se puede esperar una recuperación completa.

Posibles complicaciones

Sin tratamiento, esta enfermedad puede llevar a un dolor articular persistente.

Para obtener información sobre otras complicaciones relacionadas con la gonorrea, ver el artículo: gonorrea.

Cuándo llamar a un médico especialista

Consulte con el médico si tiene síntomas de gonorrea o artritis gonocócica.

Prevención de la artritis gonocócica

No tener relaciones sexuales (abstinencia) es el único método absoluto para prevenir la gonorrea.

Ver el articulo completo