Consulta de Ginecología y Obstetricia

En el Departamento de Ginecología y Obstetricia ginecólogos y enfermeras ofrecen atención sanitaria a problemas obstétricos y ginecológicos de la mujer en todas las etapas de la vida desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia.
Precio de la consulta 50 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Vaginitis

Vaginitis, vulvovaginitis, inflamación vaginal o de la vagina es una inflamación o infección de la vulva y la vagina.

Síntomas de la vaginitis

  • Irritación y picazón en el área genital
  • Inflamación (irritación, enrojecimiento e hinchazón) de los labios mayores, labios menores o zona perineal
  • Flujo vaginal
  • Mal olor vaginal
  • Molestia o ardor al orinar

Causas de la vaginitis

La vulvovaginitis puede afectar a las mujeres de cualquier edad y es muy común. Puede ser causada por bacterias, hongos levaduriformes, virus y otros parásitos. También puede ser producida por algunas enfermedades de transmisión sexual, así como por sustancias químicas variadas que se encuentran en baños de espumas, jabones y perfumes. Los factores ambientales, como una mala higiene y alergenos, también pueden causar esta afección.

La Candida albicans, que produce candidiasis, es una de las causas más comunes de vulvovaginitis en mujeres de todas las edades. El uso de antibióticos puede conducir a infecciones por estos hongos, destruyendo las bacterias antimicóticas normales que habitan la vagina. Las candidiasis por lo general producen prurito genital, un flujo vaginal blanco y espeso, y otros síntomas. Para mayor información, ver: candidiasis vaginal.

Otra causa de vulvovaginitis es la vaginosis bacteriana, una proliferación de cierto tipo de bacterias en la vagina. Esta afección puede provocar flujo vaginal gris denso y olor a pescado.

Otra causa común es una enfermedad de transmisión sexual denominada infección de vaginitis por Trichomonas, que produce prurito genital, olor vaginal y un flujo vaginal abundante que puede ser de color amarillo-verdoso o verde.

Los baños de espuma, los jabones, los anticonceptivos vaginales, los aerosoles femeninos y los perfumes pueden producir erupciones pruriginosas irritantes en la zona genital, mientras que la ropa apretada o no absorbente algunas veces causa miliaria o sudamina.

El tejido irritado es más sensible a la infección que el tejido normal y muchos de los organismos que causan infecciones prosperan en los ambientes que son cálidos, húmedos y oscuros. Todos estos factores no sólo contribuyen a producir la vulvovaginitis, sino que a menudo prolongan el período de recuperación.

La falta de estrógeno en mujeres posmenopáusicas puede producir resequedad vaginal y adelgazamiento de la piel de la vulva y la vagina, lo que también puede exacerbar o producir prurito y ardor genital.

Algunas afecciones cutáneas pueden causar prurito e irritación crónica del área de la vulva. Cuerpos extraños, como tampones perdidos, también pueden causar irritación y prurito en la vulva y flujo con olor fuerte.

La vulvovaginitis inespecífica (no se puede identificar ninguna causa) se puede observar en todos los grupos de edades, pero se presenta con más frecuencia en niñas jóvenes antes de la pubertad. Una vez que se inicia la pubertad, la vagina se hace más ácida, lo que ayuda a prevenir las infecciones.

La vulvovaginits inespecífica puede presentarse en niñas con una higiene genital deficiente y se caracteriza por una secreción maloliente de color marrón verdoso y por la irritación de la abertura de los labios y la vagina. Esta afección se asocia con frecuencia con la proliferación de un tipo de bacterias que se encuentra típicamente en las heces, las cuales se propagan en ocasiones desde el recto hasta la zona vaginal al limpiarse de atrás hacia adelante después de ir al baño.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM