#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b p,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b em,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .column-title,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .text-divider-double,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .sep,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .sep-2,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b .sep-3,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b td,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b th,#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b caption{color:#70707c;}#wpv-column-fa882575999eadc8e763073ab31a128b:before{background-color:transparent;}
Perfil Cardiovascular
El perfil cardivascular está específicamente diseñado para analizar los parámetros analíticos que intervienen en la determinación del riesgo cardiovascular de una persona

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Linfoma no Hodgkin

Linfoma no Hodgkin, linfoma linfocítico, linfoma histiocítico, linfoma linfoblástico o cáncer no Hodgkin es un cáncer del tejido linfoide, que abarca los ganglios linfáticos, el bazo y otros órganos del sistema inmunitario.

Síntomas del linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin puede causar diversos síntomas, los cuales dependen de qué área del cuerpo esté afectada por el cáncer y qué tan rápido esté creciendo éste.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Sudores fríos (empapar los tendidos de cama y el pijama aunque la temperatura ambiente no esté demasiado alta).
  • Fiebre y escalofríos intermitentes.
  • Picazón.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas, la ingle u otras áreas
  • Pérdida de peso.
Se puede presentar tos o dificultad para respirar si el cáncer afecta el timo o los ganglios linfáticos en el pecho, lo cual puede ejercer presión sobre la tráquea u otras vías respiratorias.

Algunos pacientes pueden presentar hinchazón o dolor abdominal, lo que puede llevar a inapetencia, estreñimiento, náuseas y vómitos.

Si el cáncer afecta las células en el cerebro, la persona puede presentar dolor de cabeza, problemas de concentración, cambios de personalidad o crisis epilépticas.

Causas del linfoma no Hodgkin

Los glóbulos blancos, llamados linfocitos, se encuentran en los tejidos linfáticos y ayudan a prevenir infecciones. La mayoría de los linfomas comienzan en un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B o células B.

Para la mayoría de los pacientes, la causa de este cáncer se desconoce. Sin embargo, los linfomas se pueden desarrollar en personas con sistemas inmunitarios debilitados; por ejemplo, el riesgo de linfoma se incrementa después de un trasplante de órganos o en personas con infección por VIH.

Existen muchos tipos diferentes de linfomas no Hodgkin y se clasifican de acuerdo con la rapidez con que se propaga el cáncer.

  • El cáncer puede ser de grado bajo (crecimiento lento), grado intermedio o grado alto (crecimiento rápido). El tumor de Burkitt es un ejemplo de linfoma de grado alto. El linfoma folicular es un linfoma de grado bajo.
  • El cáncer se subclasifica además por la forma como lucen las células bajo el microscopio; por ejemplo, si hay ciertas proteínas o marcadores genéticos presentes.
De acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Oncología (American Cancer Society), una persona tiene una probabilidad de 1 en 50 de desarrollar el linfoma no Hodgkin. La mayoría de las veces, este cáncer afecta a los adultos; sin embargo, los niños pueden padecer algunas formas de linfoma. Los grupos de alto riesgo abarcan aquellos que han recibido trasplante de órganos o que tienen un sistema inmunitario debilitado.

Este tipo de cáncer es ligeramente más común en hombres que en mujeres.

Pruebas y exámenes del linfoma no Hodgkin

El médico llevará a cabo un examen físico o chequeos médicos y revisará áreas del cuerpo con ganglios linfáticos para sentir si están inflamados.

La enfermedad se puede diagnosticar después de:

  • Una biopsia del tejido sospechoso, generalmente de ganglio linfático.
  • Biopsia de médula ósea.
Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:
  • Examen de sangre para revisar niveles de proteínas, funcionamiento del hígado, funcionamiento del riñón y nivel de ácido úrico.
  • Conteo sanguíneo completo (CSC).
  • Tomografías computarizadas del tórax, el abdomen y la pelvis.
  • Gammagrafía con galio.
  • TEP (tomografía por emisión de positrones).
Si los exámenes revelan que usted en realidad tiene cáncer, se harán exámenes adicionales para ver si éste se ha diseminado.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94