#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 p,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 em,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .column-title,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .text-divider-double,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .sep,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .sep-2,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 .sep-3,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 td,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 th,#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0 caption{color:#70707c;}#wpv-column-93e486dda4d5cca7e6a0b788181923d0:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Chalazión

Chalazión o lipogranuloma de la glándula de Meibomio es una protuberancia pequeña en el párpado causada por un bloqueo de una pequeña glándula sebácea.

Síntomas de la chalazión
  • Sensibilidad en el párpado
  • Incremento del lagrimeo
  • Inflamación dolorosa en el párpado
  • Sensibilidad a la luz
Causas de la chalazión

Un chalazión se desarrolla dentro de las glándulas que producen el líquido que lubrica el ojo, llamadas glándulas de Meibomio. El párpado tiene aproximadamente 100 de estas glándulas, las cuales están localizadas cerca a las pestañas.

Un chalazión es causado por una obstrucción del conducto que drena una de estas glándulas.

Pruebas diagnósticas de la chalazión

Un examen del párpado confirma el diagnóstico.

En raras ocasiones, el conducto de la glándula de Meibomio puede estar obstruido por un cáncer de piel. Si esto se sospecha, se puede necesitar una biopsia.

El tratamiento de la chalazión

Un chalazión a menudo desaparecerá sin tratamiento al cabo de un mes más o menos.

El tratamiento primario es la aplicación de compresas calientes durante 10 a 15 minutos por lo menos 4 veces al día, lo cual puede suavizar los aceites endurecidos que obstruyen el conducto y favorecer su drenaje y la cicatrización.

Si el chalazión continúa creciendo, es posible que sea necesario extirparlo con cirugía, la cual se realiza desde la parte inferior del párpado para evitar una cicatriz en la piel.

Generalmente, se utilizan gotas antibióticas para los ojos durante varios días antes y después de la extirpación del quiste. Sin embargo, ya no son de mucho uso por lo demás para el tratamiento del chalazión.

La inyección de esteroides es otra opción de tratamiento.

Expectativas (pronóstico)

El chalazión suele curarse solo y se espera que los resultados después de un tratamiento sean excelentes.

Complicaciones

Un chalazión grande puede causar astigmatismo debido a la presión sobre la córnea, pero esto mejora cuando se le realiza tratamiento.

Situaciones que requieren un especialista médico

Aplique compresas calientes y consulte con el médico si la inflamación empeora o persiste más de un mes.

Solicite una cita con el médico si las protuberancias del párpado continúan creciendo a pesar del tratamiento o se presenta un área con pérdida de las pestañas.

Prevención de la chalazión

Una limpieza adecuada del párpado en aquellas personas propensas a los chalaziones puede prevenir la reaparición de esta afección. Asimismo, la limpieza del área de las pestañas con champú para bebés ayudará a reducir la obstrucción de los conductos.

Temas relacionados sobre ChalaziónNombres alternativos

Lipogranuloma de la glándula de Meibomio

Referencias

Papier A, Tuttle DJ, Mahar TJ. El diagnóstico diferencial del párpado rojo hinchada. Am Fam Physician. 2007;76:1815-1824.

Neff AG, Carter KD. Lesiones palpebrales benignos. En: Yanoff M, Duker JS, eds. Oftalmología. 3rd ed. St. Louis, MO:Mosby Elsevier; 2008:chap 12.9.

Contenido: 18 de enero de 2010

Versión del inglés revisada por: Daniel E. Bustos, MD, MS, Práctica privada especializada en Oftalmología Integral en Eugene, OR. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94