#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 p,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 em,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .column-title,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .text-divider-double,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .sep,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .sep-2,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 .sep-3,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 td,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 th,#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602 caption{color:#70707c;}#wpv-column-fc1db6f3c7db7cf116f7f150bd933602:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Ejercicio y los niños

Ejercicio y los niños. Los niños deben tener muchas oportunidades de correr, montar en bicicleta y practicar deportes durante el día. Los expertos recomiendan que los niños hagan 60 minutos de ejercicio moderado todos los días.

La actividad moderada significa que usted respira más fuerte y su corazón palpita más rápido de lo normal. Algunos ejemplos son:

  • Caminar rápidamente.
  • Jugar “la lleva” (jugar a pillar).
  • Nadar.
  • Practicar deportes organizados (como el balompié, el baloncesto y el fútbol americano).
Los niños más pequeños tienen un período de atención más corto que los niños mayores. Ellos pueden estar activos durante sólo 10 a 15 minutos a la vez. La meta igualmente está en un total de 60 minutos de actividad todos los días.

¿Por qué ejercitarse?

Los niños que hacen ejercicio:

  • Se sienten mejor respecto a ellos mismos.
  • Están en mejor estado físico.
  • Tienen más energía.
Otros beneficios del ejercicio son:
  • Un riesgo más bajo de cardiopatía y diabetes.
  • Huesos sanos y crecimiento muscular.
  • Permanecer dentro de un peso saludable.
EMPEZAR

No todos los niños son iguales. Algunos niños son muy atléticos y les encanta salir y estar activos. Otros prefieren más bien permanecer en espacios cerrados y se entretienen con juegos de videos o ven televisión.

Si su hijo no es atlético, encuentre maneras de motivarlo para que sea más activo.

Estas ideas pueden ayudar a niños no atléticos a volverse activos:

  • Hágales saber que esto les dará más energía, hará que su cuerpo sea más fuerte y los hará sentirse bien respecto a ellos mismos.
  • Motívelos para que estén activos, de manera que sepan que pueden hacerlo.
  • Sea su modelo. Si usted mismo no es activo, empiece a ser más activo.
  • Procure que las caminatas sean parte de la rutina diaria de su familia. Todo lo que necesita son buenos zapatos para caminar y chaquetas impermeables para los días húmedos. No permita que la lluvia lo detenga.
  • Vayan a caminar juntos después de la cena, antes de encender el televisor o de entretenerse con los juegos de la computadora.
  • Lleve a su familia a centros comunitarios o parques donde haya patios de recreo, campos de fútbol, canchas de baloncesto y senderos para caminar. Es más fácil estar activo cuando las personas a su alrededor están activas.
ENCUENTRE UN BUEN COMPAÑERO

Es importante encontrar una actividad que entusiasme a su hijo. A algunos niños les gusta realizar actividades individuales, como nadar, correr, esquiar o montar en bicicleta. Otros prefieren deportes de grupo, como el balompié, el fútbol americano o el baloncesto.

Escoja un ejercicio que funcione bien para la edad de su hijo. Por ejemplo, un niño de 6 años puede jugar afuera con otros niños y un niño de 16 años puede correr en una pista.

Los deportes organizados y las actividades diarias son buenas maneras para que su hijo logre hacer ejercicio. Las actividades diarias pueden demandar tanta o más energía que algunos deportes organizados.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94