Consulta de Otorrinolaringología

El Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica DAM se dedica a las patologías relacionadas con el oído y las vías aero-digestivas superiores es decir boca, nariz, faringe, laringe.
Precio de la consulta 50 €

Disartria

Disartria, deterioro del habla, mala articulación del lenguaje (problemas de dicción) o trastornos del habla es una afección que ocurre cuando los problemas con los músculos que ayudan a hablar dificultan la pronunciación de las palabras.

Síntomas de la disartria

Dependiendo de su causa, la disartria se puede desarrollar de manera lenta u ocurrir repentinamente.

Las personas con disartria tienen problemas para producir ciertos sonidos o palabras.

Su lenguaje es mal pronunciado (como enredado) y el ritmo o velocidad de su habla cambia. Otros síntomas abarcan:

  • Sonar como si estuviera murmurando
  • Hablar suavemente o en un susurro
  • Hablar con voz nasal o congestionada, ronca, forzada o velada

Una persona con disartria también puede babear y tener problemas para masticar o deglutir y le puede costar trabajo mover los labios, la lengua o la mandíbula.

Causas de la disartria

En una persona con disartria, un trastorno nervioso, cerebral o muscular dificulta el uso o control de los músculos de la boca, la lengua, la laringe o las cuerdas vocales, los cuales producen el habla.

Los músculos pueden estar débiles o completamente paralizados o puede ser difícil que trabajen juntos.

La disartria puede ser el resultado de daño cerebral debido a:

La disartria puede resultar del daño a los nervios que inervan los músculos que ayudan a hablar o a los músculos mismos a raíz de:

  • Traumatismo facial o cervical
  • Cirugía para cáncer de cabeza y cuello, como la extirpación parcial o total de la lengua o la laringe

La disartria puede ser causada por enfermedades que afectan los nervios y los músculos (enfermedades neuromusculares):

Otras causas pueden abarcar:

  • Intoxicación con alcohol
  • Prótesis dentales mal ajustadas
  • Efectos secundarios de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como narcóticos, fenitoína o carbamazepina

Exámenes y pruebas de la disartria

El médico tomará una historia clínica y llevará a cabo un examen físico. La familia y los amigos posiblemente necesiten ayudar con la historia clínica.

El médico especialista puede llevar a cabo una laringoscopia. En este examen, se coloca una sonda de visualización flexible llamada laringoscopio en la boca y la garganta para observar la laringe.

Los exámenes que pueden llevarse a cabo si se desconoce la causa de la disartria abarcan:

  • Análisis de sangre para toxinas o niveles de vitaminas
  • Exámenes imagenológicos como una resonancia magnética o un TAC del cerebro o del cuello
  • Estudios de conducción nerviosa y electromiografía para revisar la función eléctrica de los nervios o los músculos

El tratamiento de la disartria

Usted posiblemente necesite que lo remitan a un logopeda y terapeuta del lenguaje para que le realicen pruebas y tratamiento. Las habilidades especiales que usted puede aprender abarcan:

  • Técnicas de masticación o deglución seguras, de ser necesario
  • Evitar conversaciones cuando esté cansado
  • Repetir los sonidos una y otra vez de manera que pueda aprender los movimientos de la boca
  • Hablar lentamente, usar una voz más fuerte y hacer pausas para verificar que los demás le entiendan
  • Qué hacer cuando usted se siente frustrado mientras habla

Puede usar muchos dispositivos o técnicas diferentes para ayudar con el lenguaje, tales como:

  • Computadoras para digitar palabras
  • Tarjetas de doble cara con palabras o símbolos
  • Programas de computadora especiales que le permiten crear palabras habladas escribiéndolas o haciendo clic en los símbolos

Es importante mantener un ambiente relajado y tranquilo.