#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b p,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b em,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .column-title,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .text-divider-double,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .sep,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .sep-2,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b .sep-3,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b td,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b th,#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b caption{color:#70707c;}#wpv-column-cd77d319e49c53fb31686de3f134204b:before{background-color:transparent;}
Consulta de Psicología
En la Unidad de Psicología de la Clínica Dam se desarrollan programas de orientación y apoyo psicológico, así como psicoterapia individual con niños, adolescentes y adultos. Además, se realiza terapia familiar y de pareja. Precio 45 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Maltrato físico infantil

Maltrato físico infantil, síndrome del niño maltratado, maltrato físico a niños o trauma infantil no accidental se refiere a fracturas y otros signos de lesión que ocurren cuando se golpea a un niño con ira.

Los signos físicos de maltrato infantil solían denominarse síndrome del niño maltratado.

Este síndrome se refiere a múltiples fracturas que ocurren en momentos diferentes en niños demasiado pequeños como para haberlas sufrido a raíz de un accidente.

La definición del maltrato infantil se ha pues expandido.

Ver también:

Síntomas del maltrato físico infantil

Una persona adulta puede llevar un niño lesionado a la sala de urgencias con una explicación extraña acerca de la causa de la lesión.

Además, la lesión del niño puede no ser reciente.

Los síntomas abarcan:

  • Ojos morados.
  • Fracturas óseas inexplicables o inusuales.
  • Marcas de contusiones o hematomas con forma de manos, dedos u objetos (como un cinturón).
  • Hematomas o contusiones en áreas donde las actividades normales de la infancia no ocasionarían este tipo de lesiones.
  • Fontanelas prominentes (puntos blandos) o suturas separadas en el cráneo de un bebé.
  • Quemaduras (escaldaduras) que usualmente se ven en las manos, los brazos o las nalgas del niño.
  • Marcas de estrangulación alrededor del cuello.
  • Quemaduras hechas con cigarrillo en áreas expuestas o los genitales.
  • Marcas circulares alrededor de las muñecas o tobillos (signos de torsión o ataduras).
  • Marcas de mordeduras humanas.
  • Marcas de látigos.
  • Pérdida inexplicable del conocimiento en un niño.
Causas del maltrato físico infantil

El maltrato físico tiende a ocurrir en momentos de gran estrés.

Muchas personas que infligen maltrato físico también fueron maltratados en su infancia y, como resultado, a menudo no se dan cuenta de que el maltrato no es la forma apropiada de disciplina.

Las personas que maltratan físicamente, a menudo, también tienen muy poca capacidad de controlar sus impulsos, lo cual impide que piensen en lo que sucede como resultado de sus acciones.

La tasa de maltrato infantil es bastante alta y la forma más común es el abandono.

Los mayores factores de riesgo que predisponen al maltrato infantil abarcan:

  • Alcoholismo.
  • Violencia doméstica.
  • Drogadicción.
  • Ser padre o madre soltera.
  • Falta de educación.
  • Pobreza.
Sin embargo, es importante destacar que los casos de maltrato infantil se encuentran en toda clase social u origen étnico.

Es imposible diferenciar entre maltratadores y no maltratadores por su apariencia u origen.

Pruebas y exámenes del maltrato físico infantil

Las lesiones típicas en los niños maltratados abarcan:

  • Cualquier tipo de fractura observada en un niño demasiado pequeño para caminar o gatear.
  • Sangrado en la parte posterior del ojo que se observa en los casos del síndrome del bebé sacudido o un golpe directo en la cabeza.
  • Acumulación de sangre en el cerebro (hematoma subdural) sin una buena explicación.
  • Evidencia de fracturas en la punta de los huesos largos o fracturas espiroideas que resultan de una torsión.
  • Evidencia de fractura craneal.
  • Costillas fracturadas, especialmente en la espalda.
  • Daño interno, como sangrado o ruptura de algún órgano, debido a un trauma contundente.
  • Múltiples contusiones o hematomas ocurridos en diferentes momentos, especialmente en áreas inusuales del cuerpo o en patrones que sugieren ahogamiento, torsión o golpes fuertes con objetos o las manos.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94