Consulta de Ginecología y Obstetricia

En el Departamento de Ginecología y Obstetricia ginecólogos y enfermeras ofrecen atención sanitaria a problemas obstétricos y ginecológicos de la mujer en todas las etapas de la vida desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia.
Precio de la consulta 50 €

Sangrado vaginal

Sangrado vaginal normalmente ocurre durante el ciclo menstrual de una mujer, cuando ella tiene su período. El período de cada mujer es diferente y, en promedio, ocurre cada 28 días. La mayoría de las mujeres tiene ciclos entre 24 y 34 días y éste generalmente dura de 4 a 7 días.Las niñas jóvenes pueden tener sus períodos en cualquier momento con intervalos desde 21 hasta 45 días o más. Las mujeres de 40 años notarán a menudo que su período ocurre con menor frecuencia.

Algunas afecciones pueden causar sangrado vaginal anormal. Este artículo analiza los períodos abundantes, prolongados o irregulares.

Para el sangrado vaginal debido a cambios en los niveles hormonales, ver: sangrado uterino disfuncional (SUD).

Causas del sangrado vaginal

Un cambio en los niveles hormonales es una causa común de sangrado menstrual anormal.

Otras causas de sangrado menstrual abundante, prolongado o irregular abarcan:

  • Trastornos hemorrágicos tales como la enfermedad de Von Willebrand
  • Cáncer del revestimiento del útero
  • Cambios en las píldoras anticonceptivas o medicamentos hormonales
  • Cambios en la rutina de ejercicios
  • Cambios en la dieta
  • Hiperplasia endometrial (engrosamiento o acumulación del revestimiento del útero)
  • Infección en el útero (enfermedad inflamatoria pélvica)
  • Afecciones médicas tales como trastornos tiroideos e hipofisiarios, diabetes, cirrosis del hígado y lupus eritematoso sistémico
  • Tumores benignos en el útero, como miomas uterinos, pólipos uterinos y adenomiosis
  • Síndrome del ovario poliquístico
  • Complicaciones del embarazo tales como aborto espontáneo o embarazo ectópico
  • Lesión o cirugía reciente en el útero
  • Pérdida o aumento de peso reciente
  • Estrés
  • Uso de un dispositivo intrauterino (DIU) para el control de la natalidad
  • Uso de ciertos fármacos como esteroides o anticoagulante (por ejemplo, warfarina o Coumadin)

Síntomas del sangrado vaginal

Los síntomas del sangrado vaginal anormal abarcan:

  • Sangrado o manchado entre períodos.
  • Sangrado después de la relación sexual.
  • Sangrado más abundante (expulsar coágulos grandes, necesidad de cambiar la protección durante la noche, empapar una toalla sanitaria o un tampón cada hora durante dos a tres horas consecutivas).
  • Sangrado que dura más días de lo normal o durante más de 7 días.
  • Ciclo menstrual de menos de 28 días (más común) o con un intervalo de más de 35 días.
  • Sangrado después de haber llegado a la menopausia.

El sangrado del recto o el hecho de presentar sangre en la orina puede tomarse erróneamente por sangrado vaginal. Para saber con toda seguridad, inserte un tampón en la vagina y verifique si hay sangrado.

Mantenga un registro de sus síntomas y llévele estas notas al médico. Su registro debe incluir:

  • Cuándo empieza y termina la menstruación.
  • Cuánto flujo tiene (cuente el número toallas y tampones usados; anote si se empapan).
  • Sangrado entre períodos y después de tener relaciones sexuales.
  • Cualquier otro síntoma que tenga.

Pruebas diagnósticas del sangrado vaginal

El médico realizará un examen físico, incluyendo un examen pélvico y hará preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas, como:

  • ¿Qué edad tiene?
  • ¿Cuándo fue el último período menstrual?
  • ¿Usualmente, cuánto duran sus períodos?
  • ¿Cuántos días hay generalmente entre cada período?
  • ¿Ha tenido coágulos de sangre?
  • ¿Qué tan profusos han sido? ¿Cuántas toallas y tampones ha estado usando al día?
  • ¿A qué edad tuvo su primer período menstrual?
  • ¿Usa anticonceptivos?
  • ¿Toma un suplemento de estrógeno?
  • ¿Toma ácido acetilsalicílico (aspirina) más de una vez por semana?

Consulta de Ginecología y Obstetricia

En el Departamento de Ginecología y Obstetricia ginecólogos y enfermeras ofrecen atención sanitaria a problemas obstétricos y ginecológicos de la mujer en todas las etapas de la vida desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia.
Precio de la consulta 50 €

Períodos menstruales profusos, prolongados e irregulares

Consideraciones generales

Períodos menstruales profusos, prolongados e irregulares, menorragia, polimenorrea, metrorragia y otras afecciones menstruales, menstruación irregular o períodos menstruales irregulares no es el mismo para cada mujer. El flujo menstrual normal ocurre en promedio cada 28 días (la mayoría de las mujeres tienen ciclos entre 24 y 34 días) y dura cerca de 4 días. Sin embargo, hay una amplia variación en la sincronización y duración que aún se considera normal, especialmente si los períodos comenzaron dentro de los últimos años.

Si la persona empapa por completo una toalla sanitaria o tampón cada hora por 2 a 3 horas consecutivas, esto se considera un período muy profuso; mientras que un período prolongado es el que dura más de 7 días.

Un pequeño porcentaje de mujeres tiene períodos de una frecuencia mayor a 21 días o menor a cada 35 días, pero estas variaciones pueden ser normales.

El sangrado puede ser algo preocupante si ocurre entre períodos, después de la relación sexual o si la mujer tiene más de 50 años de edad, especialmente si la persona ya ha llegado a la menopausia. El riesgo de cáncer aumenta con la edad.

A menudo, si la persona está sangrando por el recto o hay sangre en la orina, se puede pensar que dicha sangre proviene de la vagina. Para estar segura, se recomienda insertar un tampón en la vagina con el fin de confirmar que ésta sea la fuente de dicho sangrado.

Causas comunes

  • Anovulación (los ovarios no logran producir, madurar o liberar los óvulos)
  • Pólipos endometriales (el endometrio es el revestimiento interior del útero)
  • Hiperplasia endometrial (engrosamiento/aumento de la pared uterina)
  • Cáncer endometrial
  • Fibroides uterinos
  • Funcionamiento pituitario y tiroideo anormal
  • Complicaciones del embarazo como aborto espontáneo o embarazo ectópico (cuando un óvulo fertilizado se implanta en algún lugar diferente al útero)
  • Cambios hormonales como la menopausia
  • Cambios en las pastillas anticonceptivas o los estrógenos que se toman
  • Uso de ciertos medicamentos como esteroides o anticoagulantes (por ejemplo, warfarina o Coumadin)
  • Uso de un dispositivo intrauterino (DIU) para el control natal
  • Traumatismo reciente, cirugía u otro procedimiento uterino
  • Enfermedad inflamatoria pélvica u otra infección
  • Estrés, cambio en la dieta o rutina de ejercicios, pérdida o aumento de peso reciente, viaje o enfermedad

Cuidados en el hogar

Se debe mantener un registro de los ciclos menstruales, incluyendo el momento en que comienza y termina la menstruación, la cantidad de flujo (contar el número de toallas higiénicas o tampones que se usen y observar si están empapados) y cualquier otro síntoma que se experimente. Los tampones se deben cambiar al menos dos veces al día para evitar la infección.

Dado que la aspirina puede prolongar el sangrado, se debe evitar su uso. Para aliviar los cólicos menstruales, el ibuprofeno es más efectivo que la aspirina.

Se debe llamar al médico si

La persona debe consultar con el médico si:

  • Ha empapado una toalla o un tampón cada hora por 2 a 3 horas.
  • Su sangrado ha durado más de una semana.
  • Está en embarazo.
  • Presenta dolor severo, especialmente si también se presenta dolor cuando no está menstruando.
  • Sus períodos han sido profusos o prolongados por tres o más ciclos, comparado con lo que es normal para la persona.