#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 p,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 em,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .column-title,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .text-divider-double,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .sep,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .sep-2,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 .sep-3,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 td,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 th,#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004 caption{color:#70707c;}#wpv-column-c4068c8aa1e1b24803452a6b81424004:before{background-color:transparent;}
Chequeo Urológico
Para prevenir o detectar cánceres urológicos tales como el cáncer de próstata o el cáncer de la vejiga urinaria detectado en etapas tempranas de enfermedades malignas se pueden tratar con más éxito. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Incontinencia

Incontinencia, pérdida del control de la vejiga, micción incontrolable, micción no controlable o incontinencia urinaria se presenta cuando uno no es capaz de impedir que la orina se escape de la uretra, el conducto que la transporta fuera del cuerpo desde la vejiga. Esto puede variar desde un escape ocasional de orina hasta una incapacidad total para contener cualquier cantidad de orina.

Los tres tipos principales de incontinencia urinaria son:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: ocurre durante ciertas actividades como tos, estornudo, risa o ejercicio.
  • Incontinencia imperiosa: implica una necesidad imperiosa y repentina de orinar seguida de una contracción instantánea y la pérdida involuntaria de orina. Usted no tiene suficiente tiempo entre el momento en que reconoce la necesidad de orinar y cuando realmente orina.
  • Incontinencia por rebosamiento: ocurre cuando la vejiga no puede vaciarse completamente, lo cual lleva a que se presente goteo posmiccional.
  • Incontinencia mixta: involucra más de un tipo de incontinencia urinaria.
La incontinencia intestinal, un tema aparte, es la incapacidad para controlar el paso de las heces.

Consideraciones

La incontinencia es más común en las personas de edad avanzada. Las mujeres tienen mayores probabilidades que los hombres de sufrir de incontinencia urinaria.

Los bebés y los niños hasta la edad en que aprenden a ir al baño no se consideran incontinentes sino que simplemente no han aprendido. Los accidentes ocasionales son normales en los niños hasta los 6 años. Las niñas pequeñas (y a veces las adolescentes) pueden tener una pequeña fuga de orina al reír.

La micción nocturna en los niños es normal hasta la edad de 5 ó 6 años.

MICCIóN NORMAL

Normalmente, la vejiga comienza a llenarse con orina proveniente de los riñones y se va estirando para acomodar la creciente cantidad de ésta.

La primera sensación de ganas de orinar aparece cuando se han almacenado cerca de unos 200 ml de orina (un poco menos de una taza) en la vejiga. Un sistema nervioso sano responde ante esta sensación de estiramiento alertándolo a uno sobre las ganas de orinar, permitiendo a la vez que la vejiga se siga llenando.

La persona promedio puede retener entre 350 y 550 ml (más de 2 tazas) de orina. Dos músculos ayudan a controlar el flujo de orina:

  • El esfínter (los músculos circulares que rodean la abertura de la vejiga) tiene que ser capaz de contraerse para impedir el escape de orina.
  • El músculo de la pared vesical (detrusor) tiene que permanecer relajado de manera que la vejiga se pueda expandir.
Cuando llega el momento de vaciar la vejiga, el músculo de la pared vesical (detrusor) se contrae o comprime para forzar la orina a salir de la vejiga. Antes de que este músculo se comprima, el cuerpo debe ser capaz de relajar el esfínter para permitir que la orina salga del cuerpo.

La capacidad para controlar la micción depende del hecho de tener una anatomía normal, un sistema nervioso funcionando normalmente y la capacidad para reconocer y responder a las ganas de orinar.

Causas de: Incontinencia

Las causas abarcan:

  • Problemas con la anatomía
  • Obstrucción
  • Problemas neurológicos o cerebrales
  • Trastornos musculares y nerviosos (trastornos neuromusculares)
  • Demencia u otros problemas psicológicos que afectan la capacidad para reconocer y responder a las ganas de orinar
La incontinencia puede ser repentina y temporal o continua y prolongada.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94