Consulta de Urología

La dedicación de nuestros urólogos especialistas posibilita la realización de consultas médicas y pruebas en lapsos de tiempo reducidos, obteniendo a menudo resultados en menos de 3 días.
Precio de la consulta 50 €

Necrosis renal tubular

Necrosis renal tubular es un trastorno renal que involucra daño a las células de los túbulos renales, ocasionando una insuficiencia renal aguda.

Síntomas de la necrosis renal tubular

[/list] Nota: pueden también presentarse otros síntomas de insuficiencia renal aguda.
Causas de la necrosis renal tubular

La necrosis tubular aguda (NTA) es causada por una falta de oxígeno a los tejidos renales (isquemia de los riñones).

Las estructuras internas del riñón, particularmente los tejidos del túbulo renal, resultan dañados o destruidos. La NTA es uno de los cambios estructurales más comunes que pueden llevar a insuficiencia renal aguda.

La necrosis tubular aguda es una de las causas más comunes de insuficiencia renal en pacientes hospitalizados. Los riesgos son, entre otros:

La enfermedad hepática y el daño causado por la diabetes (nefropatía diabética) pueden hacer a una persona más susceptible a esta afección.

La necrosis tubular aguda puede ser causada por:

  • Exposición a medicamentos nefrotóxicos (como los antibióticos aminoglucósidos)
  • Fármacos antimicóticos (como la anfotericina)
  • El medio de contraste empleado en estudios radiográficos (rayos X)

Pruebas y exámenes de la necrosis renal tubular

El examen revela generalmente insuficiencia renal aguda. Puede haber signos de hipervolemia, incluyendo ruidos anormales al escuchar el corazón y los pulmones con un estetoscopio (auscultación).

Otros signos abarcan:

El tratamiento de la necrosis renal tubular

En la mayoría de las personas, la necrosis tubular aguda es una lesión reversible y el objetivo del tratamiento es prevenir las complicaciones potencialmente mortales de la insuficiencia renal aguda, durante el tiempo que la lesión esté presente.

El tratamiento se centra en prevenir la acumulación excesiva de líquidos y desechos, mientras se permite la cicatrización de los riñones. Se debe vigilar a los pacientes para ver si hay deterioro de la función renal.

El tratamiento puede abarcar:

  • Identificación y tratamiento de la causa subyacente del problema.
  • Restricción de ingesta de líquidos a una cantidad igual al volumen de orina producida.
  • Restricción de sustancias normalmente eliminadas por el riñón (como proteína, sodio y potasio) para minimizar su acumulación en el organismo.
  • Toma de medicamentos para controlar los niveles de potasio en el torrente sanguíneo.
  • Toma de diuréticos para incrementar la excreción de líquidos del riñón.

La diálisis puede eliminar el exceso de desechos y líquidos. Esto puede hacerlo sentir mejor y puede facilitar el control de la insuficiencia renal. La diálisis puede no ser necesaria para todas las personas, pero a menudo puede salvar la vida, en particular si el potasio sérico se encuentra peligrosamente elevado.