#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 p,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 em,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .column-title,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .text-divider-double,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .sep,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .sep-2,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 .sep-3,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 td,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 th,#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036 caption{color:#70707c;}#wpv-column-9cbe30b575f0a9bbb6890750535b6036:before{background-color:transparent;}
Consulta de Neumología con espirometría
A lo largo de los últimos años el número de pacientes afectados por las enfermedades pulmonares ha aumentado, como consecuencia del envejecimiento de la población, el aumento de la contaminación del medio ambiente y el consumo de tabaco, entre otros factores. Precio de Consulta de Neumología + espirometría 70 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Neumonía atípica

Neumonía atípica, Neumonía errante, Chlamydophila pneumoniae, Neumonía extrahospitalaria atípica es la neumonía causada por ciertas bacterias a saber: Legionella pneumophila, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae.

La neumonía es una infección en la cual hay una infección de los pulmones.

Síntomas de Neumonía atípica

La neumonía debido al micoplasma y las bacterias Chlamydophila normalmente es leve.

  • La neumonía debido a Legionella pneumophila empeora durante los primeros 4 a 6 días, y luego mejora durante 4 a 5 días.
  • Aunque los síntomas mejorarán, puede pasar un tiempo para que desaparezcan completamente.
Los síntomas más comunes de neumonía son:
  • Escalofríos
  • Tos (con neumonía por legionela, usted puede expectorar moco con sangre)
  • Fiebre que puede ser leve o alta
  • Dificultad para respirar (puede sólo ocurrir cuando usted sube escalas)
Otros síntomas abarcan:
  • Dolor torácico que empeora cuando usted respira profundamente o tose
  • Confusión, sobre todo en personas mayores o aquéllas con neumonía por legionela
  • Dolor de cabeza
  • Inapetencia, baja energía y fatiga
  • Dolores musculares y rigidez articular
  • Sudoración y piel húmeda
Los síntomas menos comunes abarcan:
  • Diarrea (sobre todo con neumonía por legionela)
  • Dolor de oído (con neumonía por micoplasma)
  • Dolor o sensibilidad ocular (con neumonía por micoplasma)
  • Tumor en el cuello (con neumonía por micoplasma)
  • Salpullido (con neumonía por micoplasma)
  • Dolor de garganta (con neumonía por micoplasma)
Causas, incidencia y factores de riesgo

La neumonía por micoplasma es un tipo de neumonía atípica causada por la bacteria M. pneumoniae. Usualmente afecta a personas menores de 40 años. Para obtener más información sobre este tipo de neumonía, ver el artículo neumonía por micoplasma.

La neumonía que se debe a la bacteria relacionada con clamidia ocurre todo el año y representa del 5 al 15% de todas las neumonías. Normalmente es leve.

La neumonía debido a legionela se observa con mayor frecuencia en adultos mayores y de mediana edad, fumadores y personas que tienen enfermedades crónicas o un sistema inmunitario debilitado.

Ver también: enfermedad del legionario.

Exámenes y pruebas

Las personas con sospechas de padecer neumonía deben someterse a una evaluación médica completa. Puede ser difícil para el médico diferenciar si usted tiene neumonía o bronquitis, de manera que puede necesitar una radiografía del tórax. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, se pueden hacer otros estudios, como:

También se pueden hacer análisis de orina o un exudado faríngeo.

El tratamiento

Tome estas medidas en casa:

  • Controle la fiebre con ácido acetilsalicílico (Aspirina), medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINES, como ibuprofeno o naproxeno) o paracetamol. No les dé ácido acetilsalicílico a los niños.
  • No tome antitusígenos sin hablar primero con su médico. Pueden dificultar la expectoración del esputo adicional.
  • Tome bastantes líquidos para ayudar a aflojar las secreciones y sacar la flema.
  • Descanse mucho. Procure que otra persona realice las tareas domésticas.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94