Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Asbestosis

Asbestosis es una enfermedad pulmonar que ocurre por la inhalación de fibras de asbesto.

Síntomas de Asbestosis

Otros posibles síntomas abarcan:

Causas de Asbestosis

La inhalación de fibras de asbesto puede producir formación de tejido cicatricial (fibrosis) en el interior del pulmón. El tejido pulmonar cicatrizado no se expande ni se contrae en forma normal.

La gravedad de la enfermedad depende de cuánto tiempo la persona estuvo expuesta al asbesto y de la cantidad inhalada. Con frecuencia, las personas no notan síntomas durante un período de 20 años o más después de la exposición al asbesto.

Las fibras de asbesto se utilizaban frecuentemente en la construcción antes de 1975. La exposición a este elemento ocurría en las minas de asbesto, industrias molineras, en construcción, fabricación de refractarios y otras industrias. Las familias de las personas que trabajan con el asbesto también pueden estar expuestas a partículas que ellos llevan en su ropa a la casa.

Las enfermedades relacionadas con el asbesto abarcan:

  • Placas pleurales (calcificación).
  • Mesotelioma maligno, que puede desarrollarse de 20 a 40 años después de la exposición.
  • Derrame pleural , una acumulación que se desarrolla alrededor del pulmón unos pocos años después de la exposición al asbesto.

Hoy en día, es menos probable que los trabajadores desarrollen enfermedades relacionadas con el asbesto, debido a las regulaciones gubernamentales.

El consumo de cigarrillo incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el asbesto.

Pruebas y exámenes

Al escuchar el tórax con un estetoscopio (auscultación), el médico puede detectar sonidos crepitantes, llamados estertores.

Estos exámenes pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad:

El tratamiento

No existe cura. Es esencial suspender la exposición al asbesto. Para aliviar los síntomas, el drenaje, la percusión del tórax y la vibración pueden ayudar a eliminar los fluidos de los pulmones.

El médico especialista puede prescribir medicamentos en aerosol para disolver los fluidos. Es posible que las personas con esta afección necesiten recibir oxígeno por medio de una máscara o por medio de una cánula plástica que se inserta en las fosas nasales. Asimismo, ciertos pacientes pueden necesitar un trasplante de pulmón.

Grupos de apoyo

Uno puede mitigar el estrés de la enfermedad vinculándose a un grupo de apoyo, cuyos miembros comparten experiencias y problemas en común. Ver grupos de apoyo para las enfermedades pulmonares.

El pronóstico

El desenlace clínico depende de la duración y cantidad de asbesto a la que estuvo expuesto. Esta afección tiende a empeorar más lentamente que la fibrosis pulmonar idiopática si usted deja de exponerse al asbesto.

Los pacientes que desarrollan mesotelioma maligno tienden a tener un pronóstico desalentador y aproximadamente un 75% de aquéllos que resultan afectados muere al cabo de un año.

Posibles complicaciones

Cuándo llamar a un médico especialista

Solicite una cita médica si sospecha que ha estado expuesto al asbesto o si presenta síntomas inexplicables.

Prevención

En las personas que han estado expuestas al asbesto durante más de 10 años, el examen con una radiografía de tórax cada 3 a 5 años puede detectar de manera temprana enfermedades relacionadas con el asbesto.

Ver el articulo completo

2017 © Copyright - Clínica DAM