#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 p,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 em,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .column-title,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .text-divider-double,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .sep,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .sep-2,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 .sep-3,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 td,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 th,#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4 caption{color:#70707c;}#wpv-column-456a365efbddec49e3a2008ebeaf6bc4:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Anomalías en el pabellón auricular e implantación baja de las orejas

Anomalías en el pabellón auricular e implantación baja de las orejas, baja inserción de las orejas, microtia u oreja caída o colgante son las anomalías en la forma o posición del oído externo (pabellón auricular u oreja).

Consideraciones

Durante el desarrollo fetal, el “pabellón auricular” u oreja se forma en el momento en que muchos otros órganos críticos, como los riñones, se están desarrollando. Las anomalías en la forma o posición del pabellón auricular pueden ser un signo de que el bebé tiene también otros problemas conexos.

Las anomalías comunes abarcan quistes en el pabellón auricular o papilomas cutáneos.

Muchos niños nacen con orejas que sobresalen (orejas prominentes). Aunque la gente pueda comentar sobre la forma de las orejas, esta afección es una variación de la forma normal y no está asociada con otros trastornos.

Sin embargo, los siguientes problemas pueden estar relacionados con afecciones:

  • Pliegues o localización anormal del pabellón auricular
  • Orejas de implantación baja
  • Ausencia de abertura hacia el conducto auditivo externo
  • Ausencia del pabellón auricular
  • Ausencia del pabellón auricular y el conducto auditivo externo (anotia)
Causas de la anomalías en el pabellón auricular e implantación baja de las orejas

Las siguientes afecciones comunes pueden provocar orejas de implantación baja y con deformidades inusuales.

Las afecciones poco comunes que pueden provocar orejas de implantación baja y malformación de las orejas abarcan:
Cuándo llamar a un médico especialista

En la mayoría de los casos, el pediatra encuentra las anomalías del pabellón auricular durante el primer examen de control del bebé sano, el cual generalmente se lleva a cabo en el hospital si es allí donde éste ha nacido.

Lo que se puede esperar en la clínica

El pediatra:

  • Examinará y evaluará al niño en busca de otras anomalías físicas de los riñones, los huesos de la cara, el cráneo y el nervio facial.
  • Le preguntará si usted tiene antecedentes familiares de orejas malformadas.
Para determinar si el pabellón auricular es anormal, el médico llevará a cabo una serie de mediciones con una cinta métrica. Asimismo, se miden otras partes del cuerpo, como los ojos, las manos y los pies.

A todos los bebés recién nacidos se les debe realizar una audiometría. A un niño con anomalías en el pabellón de la oreja también se le debe realizar este examen. La evaluación de cualquier tipo de cambios en el desarrollo mental se puede llevar a cabo a medida que el niño crece. También se pueden hacer pruebas genéticas.

TRATAMIENTO

Generalmente, no se necesita ningún tratamiento para las anomalías del pabellón auricular, dado que no afectan la audición; sin embargo, algunas veces se recomienda la cirugía con propósitos estéticos.

  • Los papilomas cutáneos se pueden amarrar, a menos que contengan cartílago, en cuyo caso, se necesita cirugía para extirparlos.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94