Consulta de Neurología

En la Unidad de Neurología de la Clínica DAM, proporcionamos servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las patologías que afectan al sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo.
Precio de la consulta 50 €

Parálisis de Bell

Parálisis de Bell, parálisis facial periférica idiopática o mononeuropatía craneal es un trastorno del nervio que controla el movimiento de los músculos en la cara.

El daño a este nervio causa debilidad o parálisis de estos músculos. Párálisis significa que usted no puede usar los músculos en absoluto.

Síntomas de la parálisis de Bell

Algunas veces, usted puede presentar un resfriado poco antes del comienzo de los síntomas de la parálisis de Bell.

Los síntomas con mayor frecuencia empiezan de manera repentina, pero pueden tomar de 2 a 3 días para aparecer y no se vuelven más graves después de ese tiempo.

Los síntomas casi siempre están sólo en un lado y pueden ir de leves a graves.

La cara se sentirá templada o estirada hacia un lado y puede lucir diferente. Otros síntomas pueden abarcar:

  • Dificultad para comer y beber; el alimento se sale por un lado de la boca
  • Babeo debido a la falta de control sobre los músculos de la cara
  • Descolgamiento de la cara, como el párpado o la comisura de la boca
  • Dificultad para cerrar un ojo
  • Problemas para sonreír, hacer muecas o hacer expresiones faciales
  • Fasciculaciones o debilidad de los músculos en la cara

Otros síntomas que pueden ocurrir:

  • Resequedad en los ojos o en la boca
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del sentido del gusto
  • Sonido que es más fuerte en un oído (hiperacusia)
  • Fasciculaciones en la cara

Causas de la parálisis de Bell

La parálisis de Bell afecta a aproximadamente 30,000 a 40,000 personas cada año en los Estados Unidos.

La parálisis de Bell implica daño al séptimo par craneal (facial), el nervio que controla el movimiento de los músculos de la cara.

Se piensa que la parálisis de Bell se debe a la hinchazón (inflamación) de este nervio en el área donde atraviesa los huesos del cráneo.

La causa a menudo no es clara. Un tipo de infección por herpes llamada herpes zóster podría estar relacionada. Otras afecciones que pueden causar la parálisis de Bell abarcan:

Exámenes y pruebas de la parálisis de Bell

A menudo, la parálisis de Bell se puede diagnosticar simplemente por la historia clínica y realizando un examen físico o chequeos médicos completo.

Si su médico está preocupado porque sospecha que un tumor cerebral está causando los síntomas, se puede necesitar:

Algunas veces, se necesitará un examen para revisar los nervios que inervan los músculos de la cara:

El tratamiento de la parálisis de Bell

Con frecuencia, no se necesita ningún tratamiento. Los síntomas a menudo empiezan a mejorar inmediatamente. Sin embargo, pueden pasar semanas o incluso meses para que los músculos se fortalezcan y esto puede ser frustrante.

El médico especialista puede darle gotas para lubricar los ojos o ungüentos oculares para mantener la superficie del ojo húmeda en caso de que no pueda cerrarlo completamente. Tal vez necesite usar un parche para el ojo mientras duerme.

Algunas veces, se pueden usar medicamentos, pero no está claro cuánto ayudan. Si se emplean medicamentos, se deben empezar de inmediato.

  • Los corticoesteroides pueden reducir la hinchazón alrededor del nervio facial.
  • Los medicamentos pueden combatir el virus que puede estar causando la parálisis de Bell.