Consulta de Cirugía General y Aparato Digestivo

Dr. Pedro Yuste García, Jefe Clínico en Cirugía General y del Aparato Digestivo de Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Amplia experiencia profesional durante 25 años como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.
Precio de consulta 50 €

Incontinencia intestinal

Incontinencia intestinal, paso incontrolable de heces, pérdida del control intestinal, incontinencia fecal o incontinencia de los intestinos es la pérdida del control de las evacuaciones que da como resultado el paso involuntario de las heces. Esto puede ir desde una pequeña filtración ocasional de heces con el paso de gases hasta una pérdida completa del control de las deposiciones.

La incontinencia urinaria, un tema aparte, es la incapacidad de controlar el paso de la orina.

Consideraciones generales

Entre las personas mayores de 65 años, la mayoría de los sondeos encuentran que las mujeres experimentan incontinencia intestinal con mayor frecuencia que los hombres. De una a tres de cada 1,000 mujeres informan sobre pérdida del control de las evacuaciones al menos una vez por mes.

Para retener las heces y mantener la continencia, el recto, el ano, los músculos pélvicos y el sistema nervioso deben funcionar normalmente. Además, uno tiene que tener la capacidad física y mental de reconocer y responder a las ganas de defecar.

Causas comunes

  • Estreñimiento crónico que hace que los músculos del ano y los intestinos se estiren y se debiliten, llevando a que se presente diarrea y escape de heces (ver: encopresis)
  • Consumo crónico de laxantes
  • Colectomía o cirugía del intestino
  • Disminución de la conciencia de la sensación de llenura rectal
  • Problemas emocionales
  • Cirugía ginecológica, prostática o rectal
  • Lesión en los músculos del esfínter anal debido al parto (en las mujeres)
  • Daño nervioso o muscular (a raíz de traumatismo, tumor o radiación)
  • Diarrea intensa que supera la capacidad de controlar el paso de las heces
  • Hemorroides o prolapso rectal graves
  • Estrés por un ambiente desconocido

Cuidados en el hogar

La incontinencia no es una situación irremediable. El tratamiento apropiado puede ayudar a la mayoría de las personas y puede a menudo eliminar el problema.

El tratamiento de la incontinencia intestinal debe comenzar con la identificación de la causa. Hay algunas formas de fortalecer los músculos pélvicos y anales y de estimular la función intestinal normal.

RETENCIÓN FECAL

La retención fecal generalmente es causada por estreñimiento crónico. Esto lleva a que se presente una masa de heces que bloquea parcialmente el intestino grueso. Si el estreñimiento o la retención fecal contribuyen a la incontinencia intestinal, por lo general, los laxantes y los enemas son de poca ayuda. El médico tal vez necesite introducir uno o dos dedos en el recto y romper la masa en fragmentos más pequeños que puedan salir más fácilmente.

Tome medidas para evitar futuras retenciones fecales. Agregue fibra a la alimentación para ayudar a formar heces normales. Utilice otros medicamentos que el médico recomiende. Además, tome muchos líquidos y haga suficiente ejercicio para mejorar la consistencia normal de las heces.

DIETA

La incontinencia intestinal a menudo se presenta debido a que el esfínter rectal es menos capaz de manejar grandes cantidades de heces líquidas. Con frecuencia, el simple hecho de cambiar la dieta puede reducir la aparición de este tipo de incontinencia.

Elimine el consumo de alcohol y de cafeína de la dieta, debido a que pueden causar diarrea e incontinencia en algunas personas. Algunas personas presentan diarrea después de consumir productos lácteos, debido a que son incapaces de digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en la mayoría de estos productos.

Ver el articulo completo