Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Pericarditis bacteriana

Pericarditis bacteriana o pericarditis purulenta es una irritación e inflamación del saco que rodea el corazón (pericardio), debido a una infección por bacterias.

Ver también: pericarditis

Síntomas de: Pericarditis bacteriana

  • Dolor torácico:
  • Puede desplazarse (irradiarse) a los hombros, al cuello, a la espalda o al abdomen
  • El dolor aumenta con la respiración
  • Agudo, punzante
  • El hecho de sentarse o pararse alivia el dolor
  • Escalofríos
  • Dificultad para respirar
  • Tos seca
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Tomarse las costillas con respiración profunda (inclinarse o tomarse el pecho al respirar)
  • Sudoración

Causas, incidencia y factores de riesgo

Las infecciones bacterianas son una causa de pericarditis. La infección bacteriana hace que el pericardio se hinche o se inflame y el dolor ocurre como resultado del roce del pericardio inflamado contra el corazón. El líquido se puede acumular en el saco pericárdico.

Las bacterias más comunes que producen esta afección son:

  • Haemophilus influenzae (también llamado hemófilo de la influenza)
  • Meningococos
  • Neumococos
  • Estafilococos
  • Estreptococos

Desde la llegada de los antibióticos, la pericarditis bacteriana se ha vuelto relativamente infrecuente.

La pericarditis ocurre con más frecuencia en hombres entre los 20 y los 50 años, generalmente después de algún tipo de infección respiratoria. También se puede manifestar luego de una cirugía del corazón o infecciones cutáneas u orales que producen infección bacteriana de la sangre (bacteriemia).

Exámenes y pruebas

Los signos abarcan:

Los médicos pueden sospechar la presencia de pericarditis cuando uno de los siguientes exámenes muestra una cantidad anormal de líquido en el saco pericárdico:

La afección se diagnostica cuando se confirma que el líquido que está alrededor del saco pericárdico está infectado con bacterias. Las siguientes pruebas pueden ayudar a los médicos a elaborar dicho diagnóstico.

El tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección.

Los medicamentos abarcan:

  • Antibióticos para tratar infecciones bacterianas
  • Analgésicos para aliviar el dolor
  • Ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno u otros medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINES) con el fin de aliviar la inflamación del pericardio
  • Diuréticos para eliminar el exceso de líquidos

El descanso en la cama con la cabecera levantada puede reducir la carga de trabajo del corazón.

Otros tratamientos abarcan:

  • Hacer un pequeño agujero (ventana) en el pericardio (pericardiotomía subxifoide) para permitir que el líquido infectado drene.
  • Drenar líquido del saco pericárdico (pericardiocentesis) para prevenir o tratar el taponamiento cardíaco.
  • Corte o extirpación parcial del pericardio (pericardiectomía quirúrgica) si la pericarditis bacteriana es crónica o reaparece.

Expectativas (pronóstico)

Esta enfermedad puede ser potencialmente mortal sin tratamiento. El pronóstico es bueno si la pericarditis bacteriana se trata oportunamente y la mayoría de las personas se recupera por completo.

Complicaciones

Temas relacionados sobre Pericarditis bacteriana

Nombres alternativos

Pericarditis purulenta

Referencias

LeWinter MM. Enfermedades del pericardio. En: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP.

Ver el articulo completo