Ilustración: La Leche Materna
Consulta de Ginecología y Obstetricia

En el Departamento de Ginecología y Obstetricia ginecólogos y enfermeras ofrecen atención sanitaria a problemas obstétricos y ginecológicos de la mujer en todas las etapas de la vida desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia.
Precio de la consulta 50 €

Consejos para la lactancia

Consejos para la lactancia o posiciones para la lactancia. El cuidado adecuado del pezón, la postura, la frecuencia con que se debe amamantar y otras medidas pueden prevenir muchos problemas comunes de la lactancia materna.

Recomendaciones

Los pezones en las mamas de la mayoría de las mujeres sobresalen ligeramente en reposo y se vuelven erectos al ser estimulados, al igual que con el frío. Durante el embarazo, el pezón y la parte pigmentada que lo rodea (areola) se vuelven gruesos para prepararse para la lactancia materna. Unas glándulas pequeñas que se encuentran sobre la areola, conocidas como glándulas de Montgomery, se hacen más notorias. Éstas contienen un lubricante para evitar que el pezón y la areola se resequen, se agrieten o se infecten.

El uso de jabones y el hecho de lavar y secar las mamas y pezones con rudeza puede causar una extrema resequedad y agrietamiento y por lo tanto se debe evitar. Algunos expertos recomiendan dejar leche sobre el pezón después de amamantar y dejar que se seque para proteger los pezones. El hecho de mantener los pezones secos es importante para prevenir el agrietamiento y la infección. Si los pezones están agrietados, se debe aplicar lanolina al 100% después de amamantar.

CONGESTIÓN

Muchas veces, las mamas se inflaman y se sienten adoloridas durante dos o tres días después del parto. El mejor tratamiento para esto es amamantar al bebé con más frecuencia. También puede ayudar el hecho de sacarse leche con un extractor si se tiene que pasar por alto una comida, o si una comida no alivia el dolor. Consulte con el médico si no hay mejoría después de un día.

POSICIÓN DEL BEBÉ

Para amamantar con comodidad, se requiere una adecuada ubicación del bebé en la mama. Más abajo se detallan algunas pautas a seguir que pueden ayudarle a desarrollar su propia técnica. El hecho de observar a otra persona amamantando o practicar con una madre experimentada o acudir a un especialista en lactancia también puede ayudar.

Posición de cuna:

Siéntese en una silla cómoda, con soporte para los brazos si es posible, y coloque al bebé sobre su abdomen, barriga con barriga. La cabeza del bebé se acuna en la curvatura del brazo suyo, con la cara volteada hacia la mama, quedando las rodillas del bebé debajo de la otra mama. La cabeza, espalda y piernas del bebé deben quedar derechas. Esta posición puede mantenerse durante el transcurso de la alimentación. Si comienza a sentir dolor en el pezón mientras está amamantando, verifique si el bebé se ha ido resbalando hacia abajo y si las rodillas comienzan a voltearse hacia arriba, en vez de estar metidas cerca de su costado.

Posición de fútbol americano o invertida:

Acune la parte posterior de la cabeza del bebé en su mano, con el cuerpo debajo de la mama y en dirección hacia el codo. Coloque una almohada bajo su codo para ayudar a sostener la parte inferior del bebé y utilice la otra mano para sostener la mama. Esta posición le permite controlar la cabeza del bebé y asegura una buena ubicación para que el niño se agarre.

Posición acostada de lado:

Acuéstese de lado con un brazo sosteniendo la cabeza. El bebé puede estar acostado a su lado con la cara de frente a la mama.

Ver el articulo completo