#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 p,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 em,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .column-title,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .text-divider-double,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .sep,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .sep-2,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 .sep-3,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 td,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 th,#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017 caption{color:#70707c;}#wpv-column-7c24cc685bd84c4500c5cfeefb3b4017:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Preparación de un niño en edad preescolar para un examen o procedimiento

Preparación de un niño en edad preescolar para un examen o procedimiento reduce la ansiedad del niño acerca de la situación, estimula la cooperación y ayuda a desarrollar destrezas para hacerle frente.

La preparación puede reducir de manera efectiva la angustia en los niños que se someten a exámenes médicos, minimizando el llanto y la resistencia al procedimiento. Las investigaciones han encontrado que la disminución de la ansiedad en realidad puede reducir la sensación de dolor que las personas sienten durante procedimientos molestos.

Antes del examen, comprenda que el niño probablemente llorará y que la preparación no cambia el hecho de que éste vaya a sentir algún malestar o dolor. Usted puede tratar de demostrar lo que ocurrirá durante el examen con anticipación para conocer los miedos y preocupaciones particulares de su hijo. El uso de una muñeca u otro objeto para representar el procedimiento puede ayudar a revelar las preocupaciones que el niño tal vez no quiera discutir directamente.

Esto puede ayudar a disminuir la ansiedad del niño, debido a que la mayoría de las personas presenta más temor ante lo desconocido. Ayuda el hecho de si el niño sabe lo que va a suceder. Si los temores de un niño son irreales, se le puede explicar lo que realmente sucederá. Si está preocupado acerca de una parte inevitable del examen, no minimice está preocupación y asegúrele que usted estará allí lo más que pueda.

Asegúrese de que el niño entienda que el procedimiento no es un castigo. Los niños a esta edad pueden creer que el dolor que sienten es un castigo por algo que hicieron.

La manera más importante como usted puede ayudar a su hijo es con la preparación apropiada, al igual que con su apoyo y consuelo durante el tiempo del procedimiento.

PREPARACIÓN ANTES DEL PROCEDIMIENTO:

Limite las explicaciones sobre el procedimiento de 10 a 15 minutos, pues los niños pequeños tienen un período de atención reducido. La preparación debe realizarse justo antes del examen o procedimiento para que el niño no se preocupe con días o semanas de anticipación.

A continuación se encuentran algunas pautas generales para preparar a su hijo para un examen o procedimiento:

  • Explique el procedimiento en un lenguaje que el niño entienda, usando términos concretos y evitando terminología abstracta.
  • La preparación con el juego puede ser una forma maravillosa de hacerle una demostración del procedimiento a su hijo e identificar preocupaciones
  • Asegúrese de que el niño entienda cuál es la parte exacta de su cuerpo que está involucrada y que el procedimiento se va a limitar a esa área.
  • Describa lo que se siente durante el examen lo mejor posible.
  • Sea honesto con el niño acerca de la molestia que se puede sentir.
  • Si el procedimiento afecta una parte del cuerpo que cumple una función notoria (como el habla, la audición o la micción), explique los cambios que se van a presentar después.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94