#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 p,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 em,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .column-title,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .text-divider-double,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .sep,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .sep-2,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 .sep-3,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 td,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 th,#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5 caption{color:#70707c;}#wpv-column-80bc1cb3c38bb1192d46fe832655e3f5:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Preparación de un niño pequeño para un examen o procedimiento

Preparación de un niño pequeño para un examen o procedimiento. Ayudar a un niño pequeño a prepararse para un examen o procedimiento médico puede reducir su ansiedad, estimular la cooperación y servir para que el niño desarrolle destrezas para hacerle frente a la situación.

La preparación adecuada para un examen o procedimiento puede minimizar la ansiedad del niño, aumentar la cooperación y ayudarlo a hacerle frente.

Antes del examen, sepa que el niño probablemente va a llorar y que es posible que la preparación no cambie el hecho de que sienta alguna incomodidad o dolor. Intente el uso de un juego para demostrarle lo que va a suceder durante el examen y de esta manera podrá descubrir cuáles son sus inquietudes. La manera más importante en la que usted puede ayudar a su hijo es preparándolo y brindándole apoyo en el momento del procedimiento.

PREPARACIÓN ANTES DEL PROCEDIMIENTO

Las explicaciones acerca del procedimiento deben limitarse a 5 ó 10 minutos, pues los niños pequeños tienen un período de atención corto. Cualquier preparación debe realizarse justo antes del examen o procedimiento.

A continuación se encuentran algunas pautas generales para preparar a un niño para un examen o procedimiento:

  • Explique el procedimiento en un lenguaje que el niño entienda, usando términos concretos y evitando terminología abstracta.
  • Asegúrese de que el niño entienda cuál es la parte exacta de su cuerpo que está involucrada y que el procedimiento se va a limitar a esa área.
  • Describa lo que se siente durante el examen lo mejor posible.
  • Si el procedimiento afecta una parte del cuerpo que cumple una función notoria (como el habla, la audición o la micción), explique los cambios que se presentarán después.
  • Permítale al niño gritar, llorar o expresar su dolor en forma verbal. Solicítele al niño que le comente dónde siente dolor.
  • Permítale al niño practicar diferentes posiciones o movimientos que son necesarios para ese examen o procedimiento en particular, como la posición fetal para una punción lumbar.
  • Enfatice los beneficios del procedimiento y todo lo que puede darle placer al niño posteriormente, como el hecho de sentirse mejor o poder irse a casa. Se le puede ofrecer al niño un helado o hacerle una invitación similar para después, pero no condicionarlo a “estar bien” durante el examen.
  • Permítale al niño hacer elecciones simples, como qué color del vendaje quiere después del procedimiento.
  • Distraiga al niño con libros, canciones o una actividad simple como soplar burbujas.
LA PREPARACIÓN CON JUEGO:

Los juegos y la comunicación en tercera persona pueden ser formas maravillosas de demostrar el procedimiento para el niño e identificar cualquier ansiedad. Esta técnica tiene que ser individualizada para cada niño y la mayoría de los centros médicos que están orientados hacia los niños utilizan esta misma técnica para prepararlos para los procedimientos.

Muchos niños pequeños tienen un juguete u objeto favorito de importancia, el cual puede servir como herramienta para un tipo de interacción llamada comunicación con una tercera parte.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94