#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 p,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 em,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .column-title,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .sep-text h2.regular-title-wrapper,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .text-divider-double,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .sep-text .sep-text-line,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .sep,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .sep-2,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 .sep-3,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 td,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 th,#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2 caption{color:#70707c;}#wpv-column-706e6c4cf14ffa9efeca3fcdb59fa7d2:before{background-color:transparent;}
Chequeo Oftalmológico
Los niños deben someterse a su primer examen de tres y cinco años, y deben continuar recibiendo exámenes de la vista cada año. Los adultos con problemas de visión deben tener el chequeo de ojos cada 5 años. A partir de los 40 años de edad, los adultos deben tener un examen oftalmológico cada 2 años. Después de 65 años de edad, realizarse un examen anual. Precio 125 €

Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida

Preparación de un adolescente para un examen o procedimiento

Preparación de un adolescente para un examen o procedimiento puede reducir la ansiedad de un adolescente, estimular su cooperación y ayudarlo a desarrollar habilidades para enfrentar la situación.

Hay muchas formas de ayudar a un adolescente a prepararse para un procedimiento o examen médico.

Primero, dé una explicación e información detallada acerca de las razones del procedimiento. Además, permita que el adolescente participe en la toma de la mayor cantidad de decisiones posibles.

PREPARACIÓN ANTES DEL PROCEDIMIENTO:

Explique el procedimiento con la terminología médica correcta y coméntele al adolescente la razón por la que se va a realizar el examen (solicítenle al médico que le dé la explicación si no están seguros). El hecho de comprender la necesidad del procedimiento puede reducir su ansiedad.

Describa lo que sentirá durante el examen lo mejor que se pueda. Permita que el adolescente practique diferentes posiciones o movimientos que se van a requerir para ese examen en particular, como la posición fetal para una punción lumbar.

Sea honesto respecto a la molestia que se va a sentir, pero sin extenderse en el tema. Puede ayudar el hecho de hacer énfasis en los beneficios del procedimiento y que tendrá más información cuando salgan los resultados. Hable de cosas que el adolescente pueda encontrar agradables después del examen, como el hecho de sentirse mejor o irse a casa. Las recompensas, como ir de compras o al cine, pueden ser útiles si el adolescente es capaz de disfrutarlas.

Hasta donde sea posible, coméntele a su adolescente cómo funciona el equipo en términos sencillos. Si el procedimiento tiene lugar en un sitio que no es familiar, puede servir el hecho de dar una vuelta con el adolescente por las instalaciones con anticipación.

Sugiera formas para que el adolescente permanezca calmado:

  • Contar
  • Crear un ambiente con un nivel bajo de estimulación sensorial
  • Soplar burbujas
  • Respirar profundamente
  • Fantasías guiadas
  • Videojuegos manuales
  • Apretar la mano de un padre (o de otra persona) calmado durante el procedimiento
  • Relajación (tener pensamientos agradables)
  • Otras distracciones
Cuando sea posible, deje que el adolescente tome algunas decisiones, como la hora del día o la fecha en la cual realizar el procedimiento, ya que cuanto más control tenga la persona sobre un procedimiento, más probable será que se presente menos dolor y se produzca menos ansiedad.

Permita que el adolescente participe en tareas sencillas. Estimule la participación durante el procedimiento, como sostener un instrumento, si se permite.

Hable acerca de los riesgos potenciales. Los adolescentes comúnmente tienen muchas preocupaciones acerca de los riesgos, especialmente respecto a los efectos en la apariencia, el funcionamiento mental y la sexualidad. Aborde estos miedos de manera abierta y honesta en lo posible. Suministre información acerca de cambios en la apariencia física u otros posibles efectos secundarios que puedan resultar del examen.

A los adolescentes mayores les pueden servir los videos que muestren a adolescentes de su misma edad explicando y sometiéndose al procedimiento.

Ver el articulo completo

2016 © Copyright - Clínica DAM

Información y contacto        91 827 89 94