#section-moto p,#section-moto em,#section-moto .column-title,#section-moto .sep-text h2.regular-title-wrapper,#section-moto .text-divider-double,#section-moto .sep-text .sep-text-line,#section-moto .sep,#section-moto .sep-2,#section-moto .sep-3,#section-moto td,#section-moto th,#section-moto caption{color:#fff;}#section-moto:before{background-color:transparent;}Perfil Urológico Avanzado

Perfil Urológico Avanzado →

Prostatitis no bacteriana

Prostatitis no bacteriana, prostatodinia, síndrome de dolor pélvico crónico o dolor genitourinario crónico es el dolor y los síntomas urinarios que comprometen la glándula prostática u otras partes del área genital o las vías urinarias de un hombre. Esta afección no es causada por una infección bacteriana.

Ver también: prostatitis bacteriana crónica

Síntomas de la prostatitis no bacteriana

  • Sangre en el semen
  • Sangre en la orina
  • Dolor que se localiza
    • por encima del hueso púbico (suprapúbico)
    • entre los genitales y el ano (perineal)
    • en la región lumbar
    • en el escroto
    • en la punta del pene
    • en la uretra
  • Problemas con la micción
    • disminución del chorro urinario
    • micción frecuente
    • dolor o ardor al orinar
    • vaciado incompleto de la vejiga
    • chorro de orina débil
  • Dolor con las deposiciones
  • Dolor con la eyaculación

Causas de la prostatitis no bacteriana

Los posibles factores de riesgo para la prostatitis abacteriana abarcan:

  • Bacterias
  • Hongos
  • Irritación ocasionada por el represamiento de la orina que fluye hacia la próstata
  • Parásitos (tricomónadas)
  • Virus
  • Químicos
  • Trastorno neurológico que compromete las vías urinarias bajas
  • Problemas con la educación de los esfínteres
  • Abuso sexual

El estrés de la vida y algunos factores psicológicos también pueden contribuir.

La mayoría de los pacientes con prostatitis crónica tienen la forma abacteriana.

Pruebas y exámenes de la prostatitis no bacteriana

Un examen físico o chequeos médicos generalmente no revelará nada inusual; sin embargo, la próstata puede estar inflamada, suave o firme, caliente y sensible.

Los análisis de orina pueden mostrar glóbulos blancos o rojos en la orina. Un cultivo de semen puede mostrar aumento de los glóbulos blancos y bajo conteo de espermatozoides, con movimiento (motilidad) deficiente.

Un urocultivo o un cultivo de la próstata no muestra presencia de bacterias.

El tratamiento de la prostatitis no bacteriana

El tratamiento de la prostatitis abacteriana es difícil. El objetivo es el control de los síntomas, debido a que la cura es difícil de lograr.

MEDICAMENTOS:

Muchos pacientes se tratan con antibióticos a largo plazo para constatar que la bacteria no esté causando la prostatitis. Sin embargo, los pacientes que han tenido síntomas por un largo período de tiempo y no parecen beneficiarse de los antibióticos deben dejar de tomarlos.

Ver: prostatitis bacteriana crónica

Los medicamentos llamados bloqueadores alfa-adrenérgicos ayudan a relajar los músculos de la glándula prostática y son, entre otros:

  • Doxazosina (Cardura)
  • Tamsulosina (Flomax)
  • Terazosina (Hytrin)

Por lo general pasarán 6 semanas antes de que estos medicamentos comiencen a surtir efecto.

El ácido acetilsalicílico (Aspirina), el ibuprofeno y otros antinflamatorios no esteroides (AINE) pueden aliviar los síntomas en algunos pacientes.

Algunas personas han tenido un éxito limitado con el uso de extractos de polen (Cernitin) y alopurinol. Igualmente, se pueden recomendar los ablandadores de heces para reducir la molestia con las deposiciones.

CIRUGÍA:

Si la terapia médica no es eficaz, se puede practicar la resección transuretral de la próstata. Esta cirugía por lo general no se realiza en hombres jóvenes, debido a que puede causar eyaculación retrógrada, lo cual puede llevar a esterilidad, impotencia e incontinencia.

OTRA TERAPIA:

Los baños calientes pueden aliviar algo del dolor perineal y del lumbago. Se han utilizado muchas otras terapias, como el masaje prostático, la acupuntura y los ejercicios de relajación. Sin embargo, ninguna de estas terapias ha demostrado que ofrezca beneficios.

El pronóstico

Muchos pacientes responden al tratamiento, sin embargo, otros no se alivian a pesar de múltiples intentos de tratamiento. Los síntomas a menudo reaparecen después del tratamiento y a la larga pueden no ser curables.

Ver el articulo completo