Consulta de Traumatología

La Unidad de Traumatología de la Clínica DAM trabaja en la prevención, evaluación, diagnóstico y terapia de los trastornos del sistema músculo-esquelético tanto congenitos, como adquiridos, originados estos últimos por procesos traumáticos, degenerativos, tumorales e infecciosos.
Precio de la consulta 50 €

Quiste de Baker

Quiste de Baker, quiste poplíteo o protuberancia de la rodilla es una acumulación de líquido articular (líquido sinovial) que se forma detrás de la rodilla.

Síntomas del quiste de Baker

Un quiste grande puede causar algo de molestia o rigidez, pero generalmente no tiene ningún síntoma. Puede haber una hinchazón dolorosa o indolora detrás de la rodilla.

El quiste se puede sentir como un globo lleno de agua. Algunas veces, el quiste se puede abrir (romper) y causar dolor, inflamación y hematoma en la parte posterior de la rodilla y la pantorrilla.

Es muy importante saber si el dolor o la hinchazón es causada por un quiste de Baker o un coágulo de sangre. Un coágulo sanguíneo (trombosis venosa profunda) también pueden ocasionar dolor, hinchazón y hematoma en la parte posterior de la rodilla y la pantorrilla. Un coágulo de sangre puede ser peligroso y requiere atención médica inmediata.

Causas del quiste de Baker

El quiste de Baker es causado por la hinchazón en la rodilla. Dicha hinchazón se debe a un aumento en el líquido sinovial, el líquido que lubrica la articulación de la rodilla. Cuando la presión se acumula, el líquido protruye hacia la parte posterior de la rodilla.

El quiste de Baker comúnmente ocurre con:

  • Una ruptura en el cartílago del menisco de la rodilla
  • Artritis de la rodilla (en adultos mayores)
  • Artritis reumatoidea
  • Otros problemas de la rodilla

Exámenes y pruebas del quiste de Baker

Durante un examen físico, el médico buscará una masa suave en la parte posterior de la rodilla. Si el quiste es pequeño, puede servir el hecho de comparar la rodilla afectada con la rodilla normal. Puede haber limitación en el rango de movimiento causada por el dolor o el tamaño del quiste. En algunos casos, habrá signos y síntomas de una ruptura de meniscos.

La transiluminación, o alumbrar con luz a través del quiste, puede mostrar que la masa está llena de líquido.

Si la masa crece rápidamente o usted tiene dolor en las noches, dolor intenso o fiebre, necesitará más exámenes para constatar que no tenga otros tipos de tumores.

Las radiografías no mostrarán el quiste ni la ruptura de meniscos, pero revelarán otros problemas que pueden estar presentes, como la artritis.

Las resonancias magnéticas pueden ayudarle al médico a visualizar el quiste y buscar cualquier lesión de meniscos.

El tratamiento del quiste de Baker

Con frecuencia, no se necesita ningún tratamiento y el médico puede observar el quiste con el tiempo.

Si el quiste es doloroso, el objetivo del tratamiento es corregir el problema, como artritis o ruptura de meniscos. La extirpación del quiste generalmente no se hace porque puede reaparecer. La cirugía también puede causar daño a los vasos sanguíneos y nervios cercanos.

Algunas veces, un quiste se puede drenar (aspirar) o, en casos excepcionales, extirpar quirúrgicamente, si se vuelve excesivamente grande o causa síntomas.

Expectativas (pronóstico)

Un quiste de Baker no causará daño a largo plazo, pero puede ser molesto y doloroso. Los síntomas de este quiste generalmente son intermitentes.

La discapacidad a largo plazo es poco frecuente. La mayoría de las personas mejora con el tiempo o con cirugía artroscópica.

Complicaciones

Las complicaciones no son comunes pero pueden incluir:

  • Dolor e inflamación prolongados
  • Complicaciones de lesiones conexas, como las rupturas de meniscos

Situaciones que requieren un especialista médico

Solicite una cita con el médico especialista si presenta una inflamación detrás de la rodilla que se vuelve grande o dolorosa.