Chequeos Médicos

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Rabdomiosarcoma

Rabdomiosarcoma, sarcoma del tejido blando, rabdomiosarcoma alveolar, rabdomiosarcoma embrionario o sarcoma botrioides es un tumor canceroso (maligno) de los músculos que van adheridos a los huesos.

Puede ocurrir en muchos lugares en el cuerpo. Los sitios más comunes son las estructuras de la cabeza y el cuello, el aparato genitourinario y los brazos o las piernas.

El rabdomiosarcoma es el tumor de tejidos blandos más común en los niños.

Síntomas de la rabdomiosarcoma

El síntoma más común es una masa que puede o no ser dolorosa.

Otros síntomas varían dependiendo de la localización del tumor.

  • Los tumores en la nariz o en la garganta pueden causar sangrado, congestión, problemas para deglutir o problemas neurológicos si se extienden al cerebro.
  • Los tumores alrededor de los ojos pueden causar protrusión ocular, problemas con la visión, hinchazón alrededor del ojo o dolor.
  • Los tumores en los oídos pueden causar dolor, hipoacusia o hinchazón
  • Los tumores en la vagina pueden estar protruyendo visiblemente del orificio vaginal.
  • Los tumores vaginales y vesicales pueden llevar a problemas para iniciar la micción o tener deposiciones, o a control deficiente de la orina.
  • Los tumores en los músculos pueden llevar a una protuberancia dolorosa y a menudo se cree que son una lesión.

Causas de la rabdomiosarcoma

La causa del rabdomiosarcoma se desconoce. Es un tumor muy poco común con sólo unos varios cientos de casos nuevos al año en todos los Estados Unidos.

Algunos niños con ciertas anomalías congénitas están en mayor riesgo y algunas familias presentan una mutación genética que aumenta el riesgo. Sin embargo, la gran mayoría de los niños con rabdomiosarcoma no presentan factores de riesgo conocidos.

Exámenes y pruebas de la rabdomiosarcoma

El diagnóstico del rabdomiosarcoma con frecuencia tarda en realizarse debido a la falta de síntomas y porque la aparición del tumor puede coincidir con una lesión reciente. El diagnóstico oportuno es importante porque se trata de un tumor agresivo que se disemina rápidamente.

Se debe hacer un examen físico o chequeos médicos completo. Los exámenes que se hacen para diagnosticar esta afección abarcan:

  • Biopsia del tumor
  • Tomografía computarizada del tórax para buscar la diseminación del tumor
  • Tomografía computarizada del sitio del tumor
  • Biopsia de la médula ósea (puede mostrar que el cáncer se ha diseminado)
  • Gammagrafía ósea para buscar la diseminación del tumor
  • Resonancia magnética del sitio del tumor
  • Punción raquídea (punción lumbar)

Tratamiento de la rabdomiosarcoma

El tratamiento preciso depende del tipo de rabdomiosarcoma y del sitio en el cual se encuentra. Debido a su rareza, este tumor se trata mejor en un centro especializado en el tratamiento de muchos pacientes con esta afección.

Se usará radioterapia o quimioterapia, o ambas, antes o después de la cirugía. En general, la cirugía y la radioterapia se usan para tratar el sitio primario del tumor, mientras que la quimioterapia se utiliza para tratar la enfermedad en todos los sitios del cuerpo.

La quimioterapia es una parte esencial del tratamiento para prevenir la diseminación posterior del cáncer. Muchos diferentes medicamentos de quimioterapia son activos contra el rabdomiosarcoma y algunos de ellos comprenden:

  • Dacarbazina
  • Doxorubicina
  • Epirubicina
  • Gemcitabina
  • Ifosfamida

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar al participar en un grupo de apoyo, donde sus integrantes comparten problemas y experiencias en común. Ver grupos de apoyo para el cáncer.

Expectativas (pronóstico)

Aunque generalmente se necesita un tratamiento agresivo, la mayoría de los niños con rabdomiosarcoma logran una recuperación que les permite vivir mucho tiempo.

Ver el articulo completo