Rechazar un trasplante Rechazar un trasplante es un proceso en el cual el sistema inmunitario del receptor de un trasplante ataca al órgano o tejido trasplantado. Ver también enfermedad de injerto contra huésped. Síntomas de rechazar un trasplante La función del órgano puede comenzar a disminuir. Molestia generalizada, indisposición o sensación de enfermedad. Dolor o inflamación donde está ubicado el órgano (rara vez) Fiebre (rara vez) Síntomas seudogripales, incluyendo escalofríos, dolores musculares, náuseas, tos y dificultad respiratoria. Los síntomas dependen del órgano o tejido trasplantado. Por ejemplo, los pacientes que rechazan un riñón pueden tener menos orina, y los pacientes que rechazan un corazón pueden presentar síntomas de insuficiencia cardiaca. Causas de rechazar un trasplante El sistema inmunitario generalmente lo protege a uno de sustancias que pueden ser nocivas tales como microorganismos, toxinas y células cancerígenas. Estas sustancias dañinas tienen proteínas llamadas antígenos en su superficie. Tan pronto como estos antígenos ingresan al cuerpo, el sistema inmunitario los reconoce como extraños y los ataca. De la misma manera, un órgano que no es compatible puede desencadenar una reacción a una transfusión de sangre o un rechazo al trasplante. Para ayudar a prevenir esta reacción, los médicos “tipifican” tanto al donante del órgano como a la persona que lo está recibiendo. Cuanto más similares sean los antígenos entre el donante y el receptor, menor será la probabilidad de que el órgano sea rechazado. Aunque la tipificación del tejido asegura que el órgano o tejido sea lo más similar posible a los tejidos del receptor, la compatibilidad generalmente no es perfecta. Ninguna persona tiene antígenos de tejido idénticos a otra, exceptuando los gemelos idénticos. Los médicos emplean una variedad de fármacos para inhibir el sistema inmunitario e impedir que ataque al órgano recientemente trasplantado cuando la compatibilidad de dicho órgano no es cercana….